El intendente, Gustavo Martínez, recibió a autoridades del Sindicato de Canillitas, quienes expusieron su preocupación respecto la situación económica que vive el sector, además de las bajas en las ventas que empeoraron con la pandemia.

El secretario general del sindicato, Eduardo Baser, sostuvo que “se le pidió al intendente de Resistencia la condonación de la deuda que tienen los kiosqueros, ya que se está atravesando una situación económica delicada desde hace varios años”.

“La realidad es que la tecnología nos está superando y no podemos pagar el impuesto por el derecho de uso de la vía pública de los escaparates”, explicó y agregó: “Es una situación agobiante porque estamos trabajando el 10% desde que inició la pandemia, pero el negocio viene decayendo desde hace aproximadamente 10 años”.

Asimismo, expresó: “Muchos compañeros tienen la idea de reabrir pero están esperando que el Estado flexibilice totalmente las actividades, sobre todo los puestos ubicados en las inmediaciones de los organismos estatales”.

Con respecto al encuentro con Gustavo, comentó que “se trabajará en conjunto con el intendente para evaluar la situación”.


COMPARTIR