Con la expansión de las nuevas tecnologías y la proliferación de dispositivos y plataformas digitales, las posibilidades de que los niños sean víctimas de gromming, también definido como “acoso virtual”, se incrementaron en los últimos años de manera exponencial.

Por ello, resulta preocupante que mientras el alcance de las distintas formas de acoso virtual a menores es cada vez mayor, el nivel de desconocimiento de los adultos sobre este flagelo siga siendo tan elevado. Esto les impide contar con mínimas herramientas para detectar un posible caso de grooming en su propio hogar.

Al respecto, el jefe de la División Delitos Tecnológicos de la Policía del Chaco, Carlos Ramírez, dialogó con Primera Línea sobre diferentes temas vinculados a los peligros del uso inadecuado de plataformas digitales, haciendo foco en el delito de grooming, que día a día suma nuevos casos. En este sentido, hizo hincapié en la necesidad de que los adultos aborden esta problemática con sus hijos, a fin de que tomen conciencia de la importancia de hacer un uso correcto de las plataformas digitales. Ésta, sin dudas, es una forma efectiva de prevención.

“El 80 por ciento de la población desconoce que es el grooming o confunde su concepto. Por definición, es el ciber acoso con fines sexuales destinado a los menores de edad, ellos son las víctimas principales”, explicó.

El grooming representa una grave amenaza contra la integridad sexual y psíquica de niños y adolescentes. “Los niños muchas veces son violados sin que hayan sido tocados. Es primordial decirles a los chicos que las partes íntimas son zonas que no deben fotografiarse ni publicarse en las redes. Luego será técnicamente imposible borrarlo, siempre quedará colgado ese contenido digital”, señaló Ramírez.

Y agregó: “Los niños son obligados a ser partícipes de chats con alto contenido erótico explícito, a su corta edad no terminan de comprender la gravedad de lo que el adulto le propone”.

Prevención

Al referirse a la prevención, enfatizó la importancia de que los adultos orienten y acompañen la vida digital de sus hijos. “Falta que los adultos acompañen la vida ‘en línea’ que tienen los menores. Ellos son inocentes en internet e impecables en conocimiento respecto a su uso, pero necesitan de la guía de los mayores”.

No obstante, aclaró que esa asistencia por parte del adulto debe ser equilibrada. “El adulto debe evitar caer en una vigilancia incisiva o proactiva. Al entrometerse tanto, el menor podría cambiar de dispositivo o mutar a otras redes sociales”, advirtió.

En este sentido, recordó el caso de Micaela Ortega, el primer caso de grooming en nuestro país que terminó en un crimen. La menor de 12 años fue engañada, secuestrada y asesinada por Jonathan Luna en abril de 2016, luego de que éste se contactara con ella mediante un perfil falso de Facebook haciéndose pasar por una nena. El asesino tuvo este año una condena ejemplar: fue condenado a prisión perpetua por el femicidio de Micaela.

“La madre controlaba todos los dispositivos de la nena, mutó en otros dispositivos y otros perfiles falsos”, dijo respecto a este caso que conmocionó a Bahía Blanca y al país. Y añadió: “Tratamos de llegar a adulto y al niño, lo mejor para bajar la estadística de casos de grooming es hablar del tema e instalarlo”.

Señales a tener en cuenta

Existen algunas de las señales que los padres deberían tener en cuenta para detectar un posible caso de gromming en sus hogares. Para Carlos Ramírez, será necesario prestar mayor atención en caso de que el niño:

- No quiera que registren los dispositivos que utiliza.

- No comparta la mesa con su familia.

- Permanezca encerrado en su dormitorio.

- Llore sin motivos aparentes

- Baje su rendimiento escolar

“Hay que comunicarse y acompañar a los niños. El arma más eficaz ante el grooming es la confianza que ellos tengan en sus padres para contar lo que les esté pasando”. En este sentido, explicó que muchos casos de acoso virtual, las amenazas a los niños incluyen a sus familias, razón por cual éstos creen erróneamente que callando lo que les ocurre están protegiendo a sus seres queridos.

Perfiles falsos: el arma de los perversos

El delito de abuso contra niños no es nuevo, pero sí lo es el medio de captación. Años atrás, un pedófilo tenía que concatenar diferentes acciones para llegar a su objetivo. Ahora, con la ayuda de un perfil falso de Facebook, u otra red social, pueden enviar cientos de invitaciones a menores sin develar su verdadera identidad.

Según las últimas estadísticas, sólo en Facebook hay 2.700 millones de usuarios en línea. De ese total, el 10 por ciento corresponde a perfiles o cuentas duplicadas, mientras que el 3 por ciento son perfiles creados con fines maliciosos. El creador de esta red social, Mark Zuckerberg, reconoció estas cifras y todo indica que próximamente se tomarán medidas ante esta situación.

Lo que debe tenerse en cuenta para identificar un perfil falso:

- Fotos de perfil: se utilizan avatares, paisajes, frases, etc.

- Cronología de los posteos: publicaciones esporádicas que no tienen correlato con una vida real.

- Contenido que se publica: imágenes de paisajes, flores, avatares, símbolos, fotografías grupales, etc.

-  Cantidad de amigos: es bajo el número de contactos.


COMPARTIR