Greenpeace recorrió y llevó asistencia a las comunidades afectadas por las inundaciones

191
Greenpeace sobrevoló las zonas de la provincia de Chaco afectadas por las inundaciones y reclamó el fin de los desmontes. La organización ecologista denuncia que las inundaciones son consecuencia del cambio climático y la deforestación y demanda a las autoridades que declaren la Emergencia Forestal y no autoricen más desmontes. Chaco es la provincia con más deforestación de los últimos cuatro años (130.177 hectáreas) y ya perdió cerca de 2 millones de hectáreas de bosques de su territorio. Recientemente Greenpeace sobrevoló El Impenetrable y detectó siete topadoras desmontando en seis fincas. © Leandro Herrera / Greenpeace

Greenpeace recorrió, por aire y tierra, zonas de la provincia de Chaco afectadas por las inundaciones, provocadas por el cambio climático y la deforestación. A su vez, miembros de la organización asistieron a comunidades que quedaron aisladas. El reclamo de la ONG a la provincia es para que declare la Emergencia Forestal y no autorice más desmontes.

“Los anegamientos ocurren en las áreas que fueron deforestadas durante los últimos cuarenta años”, afirma la ONG internacional.

“La deforestación acelera el cambio climático y nos vuelve más vulnerables al aumento e intensidad de las precipitaciones, lo que provoca cada vez más inundaciones, como las que viene sufriendo Chaco los últimos años. El suelo ya no aguanta más agua, está completamente saturado, impermeabilizado por los monocultivos”, afirmó Noemí Cruz, coordinadora de la campaña de Bosques de Greenpeace.

En las localidades más afectadas -Charata, Las Breñas, General Pinedo, Gancedo, entre otras- las lluvias han superado, en algunos casos, los 400 milímetros en dos días. Debido a ello, y a que toda la zona fue deforestada, hay 200 personas evacuadas y cerca de 35 mil damnificados con distintos niveles de afectación.

En su recorrida, el equipo de Greenpeace asistió con víveres a familias aisladas del paraje Villa El Palmar, situado a 30 km de General Pinedo, la zona más afectada por las inundaciones. “Llegamos bajo la lluvia y en el trayecto pudimos ver desde el aire enormes extensiones de tierras anegadas, con cultivos que no pudieron absorber el agua que el bosque sano hubiera logrado escurrir”, afirmó Cruz.

Chaco es la provincia con más deforestación de los últimos cuatro años (130.177 hectáreas) y ya perdió cerca de 2 millones de hectáreas de bosques de su territorio.

Recientemente Greenpeace sobrevoló El Impenetrable y detectó siete topadoras desmontado en seis fincas.

Al respecto, desde el Gobierno provincial explicó cada uno de los casos mencionados por la ONG, poniendo acción sobre un caso donde no tenía autorización, secuestrando las topadoras, e iniciando las acciones legales correspondientes.

“Estas inundaciones son las consecuencias de décadas de deforestación descontrolada. El gobierno debe declarar la Emergencia Forestal y frenar los desmontes, no podemos perder ni una hectárea más”, señaló Cruz.

La conservación de bosques juega un rol clave en la mitigación del cambio climático. Los sectores Agricultura, Ganadería, Silvicultura y Otros Usos de la Tierra representan el 39% de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero del país.

Un estudio del Instituto de Tecnología Agropecuaria reveló que una hectárea con bosque chaqueño en buen estado de conservación puede absorber en una hora hasta 300 milímetros de lluvia, mientras que una con pasturas 100 milímetros, y una con soja tan sólo 30 milímetros.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry