En la jornada de este sábado la División Atención de la Mujer de Presidencia Roque Sáenz Peña brindó colaboración a la Unidad de Protección Integral de Niños y Adolescentes.

Allí se encontraba a resguardo un bebé recién nacido que debía ser entregado a familiares porque su madre se encuentra internada. La mencionada agente policial dio de amamantar al niño que se hallaba inquieto y con hambre.

La situación se originó luego de que fueran avisados que debían dirigirse a calle 8 e/ 1 y 3 del barrio La Madrid, a realizar el resguardo de un bebé de 5 días de vida. Supieron que su madre, de 26 años, se encuentra en Terapia Intensiva en el Hospital Local y que su padre, de 24, no podía hacerse cargo del menor ya que ambos padecen adicciones.

Los funcionarios quedaron a la espera de que se acerque el familiar responsable de su tenencia, pero como el menor debía ser alimentado una agente policial de esa División le dio de mamar al pequeño, logrando calmar su apetito.

Minutos después, el menor quedó a cargo de su abuela materna, una mujer de  47 años quien lo alojó en su domicilio.