En un comunicado oficial, el gobierno provincial destacó la organización de todas las áreas para mantener el orden social, en conjunto con el gobierno municipal, ante el autoconvocado Encuentro Nacional de Mujeres. Recordaron que el gobierno no participó en la elección de la sede, así como sucede anualmente en todas las provincias del país.

Del mismo modo, gobierno condenó los desmanes, en especial los disturbios ocurridos en la Catedral.

En la noche del domingo, previo al cierre previsto para este lunes a las 10 de la mañana, el Gobierno destacó el exitoso trabajo conjunto para atender las demandas de un gran contingente de visitantes, calculado en 30 mil mujeres aproximadamente.

El Gobierno de la provincia remarca la importancia de recordar que los gobiernos no participan en la elección del lugar donde se realizan estos eventos, y que a pesar de ello la provincia estuvo a la altura de las circunstancias, en especial en los operativos de seguridad, limpieza y la atención permanente de la mesa de ayuda, así como la atención de salud e información turística. Así como se recordó que en otras provincias donde los gobiernos no estuvieron presentes los disturbios fueron mayores.

 

Repudio a incidentes en la Catedral

Del mismo modo, el Gobierno condena y repudia absolutamente todas las expresiones de violencia que tuvieron lugar, en especial lo ocurrido en la Catedral, que, gracias a la intervención de Infantería y Bomberos, se dispersaron los manifestantes y se sofocó rápidamente el fuego sin tener que lamentar heridos.

Una división de infantería controló rápidamente la situación ante un grupo de 50 mujeres que llevaron a cabo una protesta frente a la Iglesia Catedral de Resistencia. Bomberos sofocó el fuego y no hubo heridos.

A las 20 horas aproximadamente se llevó a cabo una protesta de un sector reducido que se apartó de la marcha de las mujeres y se dirigió hacia la Catedral, donde realizaron pintadas y prendieron fuego que fue sofocado minutos más tarde por Bomberos.

Ante los disturbios, una división de infantería realizó un rápido operativo en el cual dispersó al grupo de mujeres sin afectar su integridad física. Tras la intervención se restauró el orden en las calles y se garantizó tranquilidad a los transeúntes.

Durante esa tensa situación, se supo que un nutrido grupo de ciudadanos repudió a viva voz y con cantos de por medio (“¡Qué se vayan! ¡Qué se vayan!”) a esa facción de mujeres que atentaron contra el edificio de la Iglesia Catedral. Por fortuna, no hubo que lamentar heridos.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry