Giorgio Carrara tuvo un fin de semana lleno de triunfos en la segunda fecha de la F4 Española al conseguir el domingo el tercer éxito luego de celebrar el sábado por partida doble en Paul Ricard. No sólo obtuvo su primer triunfo, en dos días ganó tres carreras y en todas debió pasar autos. El fin de semana próximo arranca la temporada de la F4 italiana en Vallelunga.

Difícilmente fuera posible imaginar que el fin de semana de la primera victoria en monopostos, sería también el de la segunda victoria, y ni pensar que fuera también el de la tercera. Y menos aún, si en ninguna de las tres carreras, largaba desde la Pole Position.

Pero el automovilismo es así. Tantas veces un resultado parece seguro y se esfuma de la manera más inesperada, o tantas veces parece estar todo dado para que ese resultado tan anhelado llegue y la realidad golpea con un revés, que cuando las cosas se encaminan, pueden venir las buenas noticias todas juntas. En realidad, se trata de ser serio y paciente. Un proyecto metódicamente diseñado, sin los apremios de la ansiedad de una sociedad resultadista, y con los tiempos y modos de dar cada paso, al final rinde frutos.

Para muchos, hacer 3 años de Fórmula 4 era un exceso. Y no haber ganado después de dos temporadas completas, era un fracaso. Pero para quienes conocen las circunstancias, y con los pies en la tierra, saben de la necesidad de construir una experiencia y una confianza en el piloto para lograr los resultados, era el camino más indicado.

Así lo interpretaron desde el comienzo Eduardo Carrara (padre de Giorgio), Luciano Crespi (Manager del piloto), y Andreas Jenzer (dueño del equipo). Sabían que saltando desde el karting, el camino de aprendizaje para Giorgio Carrara debía ser metódico.

No sólo se trataba de conocer los monopostos de la F4, sino también aprender a interpretar el momento de la goma en clasificación y en carrera, el comportamiento del auto a medida que consume combustible y caucho, el modo de largar de parado, el modo de adelantar, el tránsito en cada momento de una tanda, y tantas cosas más.

El primer año, además tuvo que conocer los circuitos, y cada uno en distintas condiciones climáticas, el cambio de actitud de un auto en cada piso, con cada temperatura. Todo es experiencia.

El segundo año, una vez aprendido todo eso y tanto más, empezar a evolucionar con maniobras, sensaciones del auto y puesta a punto. El tercer año, buscar resultados a partir de conocer el auto y sus reacciones en toda condición, y con la confianza de 40 carreras corridas, ir por los mejores lugares de cada fin de semana.

Este fin de semana final de abril de 2019, Giorgio Carrara fue a Paul Ricard a modo de entrenamiento, para comenzar en mayo su temporada de Fórmula 4 italiana, con al menos tres carreras y dos clasificaciones en la espalda. Fue mucho más que eso.

No ganó las clasificaciones porque no siempre se puede ganar todo. Pero siempre supo que tenía auto para pelear por las carreras. Y así ocurrió tanto el sábado como el domingo.

Ayer ganó su primera carrera saltando de P3 a P1. Más tarde ganó nuevamente saliendo desde el segundo lugar. Hoy, domingo, volvió a largar segundo, y ganó también. Siempre tuvo la misma dificultad, superar al líder, y lo hizo de distinto modo. Supo esperar, supo cuando atacar y sorprender. Y supo contener al rival después, como este domingo, cuando su auto comenzó a sobrevirar en exceso después de mitad de carrera, y hubo que sobremanejarlo para compensar.

El campeonato español está empezando su historia, no es tan competitivo como el italiano, y Giorgio, Luciano Crespi y Andreas Jenzer lo saben muy bien. Pero Giorgio no corrió solo contra los españoles. Tuvo que medirse, ganar y perder con Jonny Edgar, por ejemplo, piloto del programa Junior de Red Bull, que tiene un altísimo nivel.

El próximo fin de semana, muy cerca de Roma, en Vallelunga, comienza su verdadera temporada. Va con la confianza de haber ganado 3 carreras en Paul Ricard. Eso tiene un valor agregado difícilmente cuantificable.

Giorgio Carrara afirmó : “Ahora sí, cerramos un gran fin de semana con otra victoria. Muy bien, muy contentos.

En la clasificación no pude mantenerme primero como estaba desde el comienzo porque me taparon en la última vuelta, pero sabía que el ritmo era bueno y que en carrera podíamos ir mejor que ellos. Y así fue. En la tercera vuelta pude pasar a la punta y después contener al segundo, que me puso mucha presión.

Yo venía con una ida de cola muy pronunciada y me costaba mucho llevar el auto rápido sin asumir el riesgo de perderlo. Y pude ganar otra vez. Es muy bueno haber ganado las tres carreras, vamos con otro ánimo a Vallelunga, que es lo que realmente importa de este año.”

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry