La presidenta de la Fundación Manos Abiertas, (Arbo y Blanco 840), Elizabeth Salto, visitó Primera Línea para hablar acerca de los trabajos que vienen realizando con los voluntarios y sobre lo que observan en los barrios en los que tienen merenderos. Según dijo, se observa un notable incremento en la cantidad de personas que asiste a recibir una porción de alimento y también sobre la cantidad de gente que se encuentra en situación de calle.

Uno de los merenderos se encuentra en el Barrio Don Bosco, (calle 10 y terraplén) en el espacio de la Congregación de las Pequeñas Obreras de los Sagrados Corazones, que “nos adoptaron para dar la merienda”.

Recientemente, se abrió el otro, ubicado en la comunidad del Cura Brochero, en la Zona Sur de Resistencia, donde brindan la merienda de lunes a viernes y desayuno y almuerzo los días sábados. Allí “comenzaron con 12 chicos y el sábado había 48” advirtió.

“Hay muchos niños muy chiquitos y eso es lo que nos llama la atención y nos preocupa. También hay una franja etaria  de padres muy jóvenes, que es una realidad social actual y por ende hay una reproducción de niños que están en una condiciones muy vulnerables” dijo ya que la zona es de mucho hacinamiento y condiciones poco saludables.

“Salimos a hacer un censo con los voluntarios para conocer la cantidad de niños que hay, las edades. Eso es lo que hacemos, caminamos los barrios para conocer donde trabajamos. Esto nos sirve para saber desde las edades, días de cumpleaños, talles de ropa, calzado, tener en cuenta si alguien tiene una enfermedad y acercarnos un poco también a las familias”, explicó.

Es que la Fundación trabaja también en la promoción social y la contención, porque tratan de generar talleres y acercarse a los padres.

En este aspecto, dio a conocer que trabajan en función del voluntariado. Quienes quieran colaborar tienen un compromiso de dos horas semanales. Existen dos tipos de voluntarios: los de acción y los de donación. Es decir, aquellos que están en terrenos y las familias, amigos o comercios que pueden donar materiales de construcción, alimento, insumos, etc.

“Nosotros tenemos personería jurídica, es una institución seria, yo represento acá en Chaco pero estamos en 10 provincias del país. Pedimos que la gente que quiera donar, se acerque a las obras y las conozca. La mejor garantía de que las cosas lleguen es que vos mismo las lleves y compartas eso tan lindo que es servir al otro” continuó Salto.

Manos Abiertas está buscando nuevos voluntarios que puedan donar su tiempo acompañando en las obras. La más antigua es Equipo Merenderero, pero también existe el Equipo Buscadores, donde brindan alimento y ropa a gente en situación de calle; Equipo Madre Teresa, donde acompañan a personas mayores de edad y Equipos Peque 1, 2 y 3, donde visitan a tres hogares de niños judicializados. Finalmente se encuentra el Taller de Arte y el Merendero.

A Salto le preocupa mucho la gente que se encuentra en Situación de Calle. “Hay una realidad. Los chicos que están afuera en el frío están drogados y alcoholizados y es difícil poder entablar mucha conversación con ellos. Pero hay mucha gente en situación de calle, o al menos que le gusta estar en situación de calle porque los invitamos a acercarse a los albergues pero es más fuerte la adicción. Saben que no pueden entrar alcoholizados o drogados” sentenció.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry