Se levantó la sesión ante la gran conflictividad social trasladad al recinto.
Se levantó la sesión ante la gran conflictividad social trasladad al recinto.

En medio de un clima de tensión se dispuso el levantamiento de la sesión. Desde antes de las 14 comenzaron los incidentes fuera del Congreso con los manifestantes que fueron replegados a fuerza de gases y balas de goma. Luego, el clima de la plaza se trasladó al interior del Congreso.

Había pasado algunos minutos de las 14, cuando Elisa Carrió fue la que comenzó a hablar y  señaló: “Tienen que tener los diputados de no atropellar a las fuerzas del orden”. Indignada por lo que estaba diciendo su colega, Victoria Donda, la cortó y tomó la palabra. Solicitó la suspensión de la sesión: “Estamos en estado de sitio, ¿no vieron lo que ocurre en la calle? “

Finalmente fue Carrió como representante del Interbloque de Cambiemos quien pidió la suspensión de la sesión. No sin antes, victimizarse y culpar a la oposición de generar violencia dentro del recinto cuando afuera aún seguía la balacera y no se habían dispersado los gases. Tampoco olvidó chicanear al resto de los legisladores alegando que tienen los votos para aprobar la ley, aunque hoy no pueda ser, la semana que viene será, aseguró.

 


COMPARTIR