Un video de la primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, fue divulgado este miércoles causando polémica en su país, al mostrarla bailando con amigos y celebridades en una reunión privada.

En las imágenes, publicadas por el periódico sensacionalista finlandés Iltalehti, se la ve disfrutando junto a la cantante Alma, el rapero Petri Nygard, así como con la presentadora de televisión Tinni Wikstrom, y otros influencers y miembros de su propio partido socialdemócrata.

Marin baila, canta y bebe en lo que parece ser un departamento. No se registran actividades ilegales ni consumo de sustancias prohibidas, pero eso no fue necesario para renovar las críticas de sus opositores a su estilo de vida.

La premier de 36 años asumió el cargo en 2019 y hasta hace poco era la mandataria más joven del mundo, pero cayó al tercer lugar del listado tras las asunciones de Gabriel Boric en Chile y Dritan Abazović en Montenegro, con quienes lleva apenas meses de diferencia.

No está claro cuándo se tomaron las imágenes, pero no hay informaciones que señalen que esté violando algún tipo de restricción sanitaria, en un país que no tuvo una cuarentena dura.

Este jueves, se defendió señalando su derecho a disfrutar de su tiempo libre. “Son imágenes privadas que no estaban destinadas a hacerse públicas”, declaró Marina Iltalehti, y expresó su decepción por la filtración.

Pero destacó: “No tengo nada que ocultar y no hice nada ilegal”. Reconoció haber bebido alcohol, pero aclaró que no tomó drogas.

Luego, a la emisora Yle, declaró que espera que la gente entienda que es su tiempo libre y apuntó: “Vivimos en una democracia”.

Muchos jóvenes aplauden que disfrute de su vida personal, mientras otros sectores consideran que debería tener un comportamiento más decoroso para su cargo.

El año pasado se vio obligada a disculparse por salir de fiesta a las 4 de la mañana a pesar de haber estado en contacto con un ministro que dio positivo de COVID. En esa ocasión, alegó que le habían dicho que no necesitaba aislarse por estar vacunada, pero reconoció que no leyó un mensaje que le recomendaban aislarse, excusándose de haber dejado su teléfono de trabajo.

Hace unos días, el periódico alemán Bild la calificó como la “política más cool del mundo”, señalando su popularidad entre millenials en tiempos de tensión por la invasión rusa a Ucrania.

Marin ha sido una crítica abierta de Putin desde el comienzo de la guerra y lideró, junto a su homóloga sueca, Magdalena Andersson, el camino para que los dos países neutrales entren en la OTAN, una decisión histórica.

Esta semana, Marin también anunció que Finlandia reduciría los visados de turista para los rusos a sólo un 10% de su cantidad actual.

Elegida por la BBC y la revista Forbes entre las 100 mujeres más influyentes y poderosas del mundo, Marin ha tenido una carrera política fulgurante.

En apenas un lustro pasó de conseguir su primer escaño en el Parlamento finlandés a convertirse en la primera ministra más joven del mundo (aunque más tarde fue superada por el austríaco Sebastian Kurz), poniéndose al frente de un inédito Gobierno liderado por cinco mujeres de otros tantos partidos y formado por 11 ministras y 8 ministros.

El trasfondo familiar de Marin marcó su carácter y sus convicciones políticas, haciendo de ella una mujer progresista, tolerante y feminista, con una gran capacidad para inspirar confianza y transmitir cercanía.

Nacida en un hogar con pocos recursos, su madre se divorció de su padre alcohólico siendo Marin muy joven y formó pareja con una mujer, por lo que suele contar que fue criada en una familia “arcoíris”.

La delicada situación económica familiar la obligó a partir de los 15 años a compaginar sus estudios con trabajos eventuales, entre ellos como cajera en un supermercado, una circunstancia que le enseñó el valor del esfuerzo personal y la importancia del sistema nórdico de bienestar.

“En mi opinión, el nivel económico de su familia ha sido más importante que tener dos madres. El hecho de ser joven y mujer la convierte en un ejemplo para otras mujeres jóvenes, porque ven que es posible llegar a ser destacadas líderes políticas”, explica a Efe Göran Djupsund, prestigioso analista político.


COMPARTIR