Alrededor del mundo se celebró este 24 de diciembre la Navidad, y el espíritu navideño se expresó en diferentes creencias y costumbres características de cada lugar.

En Belén, cerca de la Basílica de la Natividad construida sobre la gruta donde nació Jesús según la tradición cristiana, 'scouts' palestinos desfilaron en la plaza del Pesebre, donde hubo un imponente árbol de Navidad.

En un ambiente festivo, se escucharon por los altavoces cantos de Navidad en árabe. En tanto, en Roma, el papa Francisco, jefe espiritual de 1.200 millones de católicos en todo el planeta, celebró la Misa del Gallo en vísperas de los festejos.

En la tradicional Misa en la que los cristianos celebran el nacimiento de Jesús de Nazaret, el Papa criticó "la voracidad consumista". El sacerdote argentino sostuvo que "se debe superar la cima del egoísmo" y "es necesario no resbalar en los barrancos de la mundanidad y del consumismo".

"Ante el pesebre, comprendemos que lo que alimenta la vida no son los bienes, sino el amor; no es la voracidad, sino la caridad; no es la abundancia ostentosa, sino la sencillez que se ha de preservar", sostuvo.

Mientras que en algunas partes del mundo el ambiente fue distendido, en otros lugares las celebraciones estuvieron ligadas a operativos de seguridad reforzados ante la posibilidad de atentados, según consignó AFP. Tal es el caso de la ciudad española de Barcelona, que sufrió un atentado terrorista en 2017, se mantuvo en alerta tras un aviso del departamento de Estado estadounidense de un posible ataque durante las fiestas.

En Estados Unidos, la atracción fue el "Árbol de Navidad nacional" que se instala cada año en el centro de Washington, pero quienes se acercaron al lugar tuvieron que verlo de lejos. Sucede que el paseo por el que pueden deambular fue cerrado a causa del cierre de la administración federal, debido al desacuerdo entre el Congreso y el presidente Donald Trump sobre el presupuesto.