Según se pudo saber el incidente  arrancó con una disputa entre rugbier chaqueños y correntinos, que fue in crescendo,  provocó la intervención de la policía, situación que hizo que todos los jóvenes arremetieran contra los efectivos policial, que solo pretendían que no sigan peleando.

Esta insólita escaramuza duró alrededor de media hora, dado que el apoyo policial demoro en aparecer y fue el grupo fijo de policías que debió  contener la pelea y la agresión. Este grupo policial estuvo conformado mayoritariamente por mujeres.