Fernández habló con Macri por el asilo a Morales: Le dije que su vida corría peligro

Según el exjefe de Gabinete, el presidente saliente le respondió a su sucesor que había "dificultades de traerlo a la Argentina" por la "transición".

112

Alberto Fernández brindó su versión de la conversación que mantuvo con Mauricio Macri por el golpe de Estado en Bolivia y el consecuente asilo político de Evo Morales, quien fue recibido este martes 12 de noviembre en México.

El presidente electo se comunicó con el mandatario saliente para advertirle que la vida del líder del Movimiento al Socialismo (MAS) “corría peligro” y que había que ofrecerle ayuda. La respuesta no fue la esperada: “Me dijo que lo veía como una dificultad porque creía que estamos en una transición”, relató el líder del Frente de Todos, que recrudeció en la disputa discursiva con Juntos por el Cambio por la materia.

“Lo llamé preocupado por lo que estaba pasando en Bolivia. Le dije que en verdad la vida de Evo corría peligro y que había que hacer algo. Él me habló de las dificultades de traerlo a la Argentina, yo le dije que no estaba de acuerdo. Me dijo que lo veía como una dificultad porque creía que estamos en una transición y que meternos en eso era complejo. Yo le dije que no compartía”, relató Fernández durante una entrevista que brindó al programa Nada Personal, conducido por Viviana Canosa en Canal 9.

El exjefe de Gabinete destacó el aporte de Mario Abdo, presidente de Paraguay, para facilitar las tareas del avión en Asunción y, como contraparte, resaltó que en Argentina “no vi que alguien se ocupara de la vida de una persona”. “También me preocupé por Piñera, y no comparto lo que piensa. Y hablé con él todo el fin de semana”, agregó. “Lo que hizo la OEA, las Fuerzas Armadas, y la policía, me pareció todo turbio. Supongamos que la OEA dijo la verdad, la realidad es que Evo aceptó y llamó de nuevo a elecciones.

El problema no eran las elecciones, sino que querían elecciones sin Evo Morales. Espero que Bolivia recupera la democracia tan pronto pueda sin proscripciones”, consideró luego Fernández. Tras la conversación con Macri, el presidente electo se enfrentó con el canciller Jorge Faurie por la postura oficial respecto a lo sucedido en Bolivia: el dirigente peronista denunció con énfasis un golpe de Estado, mientras que el oficialismo a actual se negó a definirlo de esa forma y habló de un “periodo de transición”.

El propio presidente saliente evitó brindar definiciones sobre el tema y se limitó a decir que “todos estamos preocupados por Bolivia”. La postura abrió una grieta en la coalición gobernante, ya que el radicalismo también denunció un derrocamiento y cuestionó que el PRO y la Coalición Cívica no coincidieran.

“No hay elementos” para hablar de una interrupción del orden democrático boliviano, lanzó el canciller. “Faurie es un hecho desgraciado de la historia de la diplomacia argentina”, le respondió Fernández este lunes 11 de noviembre luego de participar de la presentación del libro Política y elecciones en América Latina. Una guía progresista para campañas electorales, en el Centro Cultural de la Cooperación de la Ciudad de Buenos Aires.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry