Evacúan la embajada argentina en Chile por un violento ataque de manifestantes

El embajador José Octavio Bordón es uno de los evacuados en medio del intento de un grupo de manifestantes de ingresar al edificio diplomático.

184

La Embajada Argentina en Chile vuelve a ser el centro de un ataque de manifestantes que rodearon la residencia e intentaron ingresar al lugar. Ante los disturbios que se fueron acrecentando, el embajador argentino José Octavio Bordón y las personas que estaban dentro del edificio diplomático tuvieron que evacuar, consignó Telefé.

El viernes pasado ya había sufrido la misma situación en medio de las violentas protestas que se mantienen en Chile hace 25 días. Los manifestantes tiraron piedras e intentan ingresar desde hace 30 minutos mientras son custodiados por la policía local. Además, quemaron un restaurante cerca de la Embajada. Según informaron en Telefé, cuando intentaron dialogaron con el embajador argentino, Bordón les dijo que estaban siendo evacuados.

“Estamos dentro. Incendiaron un restaurante a 50 metros. Ingresaron al terreno entre el museo y la residencia. Llevan media hora tratando de entrar y apedreando. Acá estamos resistiendo”, había relatado Bordón en diálogo con el diario Clarín minutos antes de ser evacuado.

El viernes pasado la situación se repitió, y el embajador tuvo que ser evacuado por prevención. “Entraron. Fueron varias personas, ingresar y rompieron vidrios… Es un momento preocupante. Fue un desastre”, había comentado el diplomático poco antes de la medianoche y de ser evacuado.

En un nuevo día de protestas, el número 25, manifestantes se enfrentaron con la policía en la capital de Chile luego de que cientos de miles de personas protestaran en Santiago y otras ciudades en una jornada de huelga general y en la cuarta semana de una ola de protestas que ha evidenciado la desigualdad social en el país, mientras que el peso chileno cayó a un mínimo histórico.

En el día 25 de movilizaciones contra el gobierno del presidente conservador Sebastián Piñera y el modelo económico neoliberal heredado de la última dictadura, el llamado a la huelga fue altamente apoyado en Santiago, donde vive la mitad de los 18 millones de habitantes de Chile.

Los manifestantes, entre ellos obreros, estudiantes y docentes, reiteraron en Santiago sus reclamos de mejores salarios y jubilaciones y condiciones laborales, así como de una nueva Constitución que garantice el derecho a la educación y la salud pública y a un sistema de pensiones gestionado por el Estado y no de manera privada.

Las calles de la capital se llenaron de banderas y pancartas de sectores laborales y ciudadanos que se sumaron a organizaciones sociales y gremios en una multitudinaria marcha que se desplazó por el centro hasta el punto neurálgico de las protestas, la Plaza Italia, ahora bautizada Plaza Dignidad, informó la agencia de noticias EFE.

La Subsecretaría del Interior chilena cifró en 80.000 los manifestantes que llenaron la Alameda, principal arteria capitalina, aunque el ambiente en las calles daba la sensación de más afluencia.

Por la tarde, a unas cuadras de Plaza Italia, cientos de manifestantes se enfrentaron con la policía, que los dispersó con chorros de agua y gases lacrimógenos, y hubo incendios y saqueos a comercios. En la sureña Concepción, manifestantes incendiaron la sede de la gobernación regional y se enfrentaron con la policía, mientras varias tiendas fueron saqueadas en el balneario de Viña del Mar y en el turístico puerto de Valparaíso, en el centro del país.

En este contexto, el peso chileno se desplomó 3,1% y alcanzó su valor mínimo histórico, de 783,82 unidades, mientras que la Bolsa de Comercio de Santiago cayó 1,57% en medio de los temores sobre los efectos en la economía de la extensión de la crisis social.

Fuente: Perfil

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry