Un informe que publicamos recientemente da cuenta de que los argentinos son los trabajadores más "quemados" de la región.

En líneas generales, el estrés nos agobia llegando a fin de año, pero especialmente hay efectos de la post pandemia.

Según un relevamiento de la consultora Adecco, el estrés se incrementó en la generación Millennial y es mayor según el tamaño de la empresa. Un factor clave es el balance entre el trabajo y la vida personal.

¿Qué es el estrés y cómo nos afecta?

El estrés es la capacidad que tiene el ser vivo para contestar a un estímulo externo (sea positivo o negativo).

Cuando recibimos este estímulo, el cerebro emite una respuesta que hace que las hormonas del estrés, como el cortisol o la adrenalina, se pongan en movimiento en la sangre provocando un estado de tensión y de alerta para poder contestar.

El estrés patológico es un fenómeno que se manifiesta cuando una persona tiene dificultad para afrontar situaciones que siente como conflictivas o estresantes, que la superan en cuanto recursos psíquicos, y al tratar de cumplir con demandas impuestas (o auto exigencias) experimentan una sobrecarga que puede influir en el bienestar físico, psicológico y emocional.

Los efectos del estrés pueden variar de persona en persona, y no hay una respuesta clara sobre cómo y por qué nos afecta de manera diferente. Depende mucho de la personalidad, de las experiencias o de la historia vital.

En general, el estrés puede afectar a nivel físico, emocional y psicológico; impactando en nosotros y en las relaciones con otras personas. Por ejemplo, algunas de las consecuencias más habituales son el dolor físico, la pérdida del autoestima y motivación o la tendencia a la irritabilidad.

¿Qué hacer contra el estrés?

Volviendo a la primera encuesta mencionada, que realizó Bumeran, el resultado dio que los argentinos son los más "quemados" de la región. El 86% de los argentinos dice sufrir el Síndrome de Burnout, un número que es mayor al año pasado.

"El fin de año no solo trae festejos, y despedidas, sino que además aumentan las exigencias por los balances y cierres del año.

Solemos hacer un balance general del año transcurrido evaluando fortalezas y debilidades, fracasos y aciertos, y proyectando metas que tenemos que hacer antes y después de que empiece un nuevo año.

A esto se le suman las agendas apretadas, planificación de vacaciones, y corridas de un lado al otro para eventos, y el querer cumplir con todo puede desbordarnos y generarnos presiones, ansiedad y estrés", opina Mara Fernández, psicóloga especializada en trastornos alimentarios.

Para hacerle frente, recomienda: "Es importante detectar cuando estamos agotados y hacer algo al respecto porque de lo contrario se puede transformar en estrés patológico.

¿Cuándo sucede esto? cuando aun habiendo concluido la situación o experiencia estresante, los niveles de cortisol, la hormona del estrés queda en niveles por encima de lo normal y genera síntomas físicos, mentales y espirituales".

"Para evitar las crisis de ansiedad o un cuadro de estrés se recomienda: Establecer metas realizables y alcanzables para el próximo año, para evitar frustraciones; llevar una alimentación saludable, realizar actividad física, implementar ejercicios de meditación yoga, respetar las horas de descanso, disfrutar del tiempo libre, aprender a poner límites y a decir no cuando es necesario, promover los encuentros sociales, entre algunas cosas", concluye.

Un consejo que aporta la profesional es que "es importante no negar la situación y reconocer las propias limitaciones y cuáles son las circunstancias que desencadenan ansiedad y estrés, saber pedir ayuda, aceptar que no somos máquinas y podemos sentirnos agobiados y sobre todo hacer una consulta profesional si es necesario. Que el fin de un año, sea el cierre de un ciclo que da paso a nuevas oportunidades y desafíos".

Trabajo y vida personal

La misma encuesta de Bumeran da cuenta de que la mitad de los argentinos no logra un adecuado equilibrio entre su vida profesional y la personal. Para que eso pueda darse es clave que las empresas hagan su parte por el bienestar de sus empleados.

Según Adecco, sólo 1 de cada 3 empresas ofrece iniciativas para ayudar a sus empleados a desconectarse del trabajo.

De los empleados que sienten más ansiedad y estrés desde el comienzo de la pandemia, 7 de cada 10 consideran que su empresa no los apoya lo suficiente.

Tras la pandemia, algunas compañías impulsan desde las áreas de recursos humanos distintas políticas de bienestar: horarios flexibles, trabajo remoto, licencias especiales, acciones sobre alimentación y salud física, y mejoras en las condiciones de los lugares de trabajo, entre otras.

Una novedad es la semana laboral de cuatro días. Una de las últimas en sumarse a esa tendencia fue la multinacional Unilever.

Un relevamiento de Mercer Marsh Beneficios (MMB), indica que el 92% de los empleadores encuestados tiene pensado mantener la modalidad de trabajo híbrida. La mayoría (39%) va a otorgar 2 días de home office y un 40% cubrirá los gastos de internet.

La compañía de productos farmacéuticos Sanofi tiene un programa especial de bienestar que además de aplicar estas prácticas, y licencias extendidas por ejemplo por paternidad, incluyó "Trabaja desde donde quieras", que permite a sus colaboradores desempeñar sus tareas desde cualquier lugar del mundo hasta 90 días al año.

" Desde el punto de vista del diseño y la operación de los espacios de trabajo, los principios WELL buscan aportar al bienestar físico y emocional de las personas a través de estrategias bien concretas.

El foco en la calidad del aire y el agua, la ergonomía, la conexión con la naturaleza y hasta la alimentación, intentan acercarnos a ese balance que constantemente estamos buscando", dice Belen IsaacsonWELL AP, Directora de Project Management para Argentina, Uruguay & Paraguay.

Victoria Antelo, People Business Partner de Beat Argentina, detalló "entre las iniciativas tendientes a crear un ambiente más distendido, se encuentran las diferentes celebraciones y festejos a lo largo del año, las cuales proponen espacios de esparcimiento y desconexión, al mismo tiempo que generan intercambios entre los colaboradores desde una perspectiva casual y relajada".


COMPARTIR