Una familia encontró una serpiente pitón de tres metros de largo en el techo de la cocina de su casa en Australia.

Según explicaron los residentes de la vivienda, estaban viendo televisión cuando comenzaron a escuchar ruidos extraños en la cocina.

Al percatarse que provenian del entretecho, uno de los propietarios movió los paneles y se asomó: gran sorpresa se llevó al hallar al animal de siete kilos.

En ese momento decidieron llamar a un especialista y hasta la casa llegó Steve Brown, conocido como cazador de serpientes, aunque se dedica a rescatarlas y llevarlas a reservas.

El rescatista confirmó que se trataba de una especie conocida como de alfombra costera, muy común en la zona de Brisbane.

Para sacar al repitl, Brown usó un secador de cabello de forma de estimular a la serpiente para que se moviera y poder capturarla.

Toda la operación le llevó hora y media, y "mucha paciencia".

Según Brown, ese tipo de serpiente no es venenosa ni agresiva pero puede defenderse al  sentirse amenazada.

"La mordedura de uno de estos animales de este tamaño puede causar algún daño, ya que tienen casi 100 dientes", explicó.

También detalló que se alimenta principalmente de roedores y es por eso que se mete en tejados y depósitos de viviendas para cazarlos.

Tampoco descartó que haya buscado un espacio de descanso más cálido ante la llegada de temporadas más frías.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry