Un docente de Formación Ética y Ciudadana fue apartado del cargo que ejercía en una escuela secundaria de la localidad de Esquina, distante 333 kilómetros al sur de la capital provincial, por entregar a través de WhatsApp un polémico cuestionario sobre sexualidad a sus estudiantes de 13 y 14 años, con preguntas “de alta complejidad” y “lenguaje inadecuado para menores”, que debían ser respondidas solo con las opciones de verdadero o falso.

Una alumna que no sabía cómo hacer la tarea recurrió a su madre. Alertada de la situación, comunicó el tema al resto de los padres.

De inmediato y en conjunto, presentaron la denuncia en la escuela y el Ministerio de Educación decidió desplazar al profesor de las aulas. Además, se resolvió que cumplirá tareas administrativas mientras se resuelve su situación laboral. Dada la repercusión del escándalo, el profesor pidió hoy disculpas.

El docente se llama Gustavo Piaggio. Fuentes locales consultadas afirmaron que tiene una experiencia de, al menos, 20 años en la profesión y nunca tuvo problemas de este tipo.

Incluso, justificó su cuestionario en el marco de la Ley de Educación Sexual Integral (ESI), y cierto reclamo de los estudiantes, que solicitan información de esta clase, aunque luego pidió disculpas, cuando ya había sido relevado de sus tareas. Hasta esta semana daba clases de Ética en la Escuela Normal Juan Alfredo Ferreyra de Esquina.

Las 23 preguntas

Tarea por WhatsApp

Todo comenzó el martes pasado cuando se supo que un profesor de la materia Formación Ética y Ciudadana pidió a sus estudiantes que respondieran como verdadero o falso 23 afirmaciones tales como “los vibradores/dildos solo sirven para chicas”; “solo se masturba la gente solitaria, aislada o inadecuada”; “si un chico tiene un ´gatillazo’ (sic) tiene un problema”; “todas las mujeres eyaculan” o “las películas porno nos enseñan a tener relaciones sexuales”.

Según informó Juan Manuel Fratti, uno de los padres, ellos pidieron el apartamiento del profesor y que se evaluaran sanciones. “Es docente de Formación Ética.

Entendemos que la ESI es transversal y que puede darse en cualquier materia, pero no con este grado de complejidad. Creemos que es demasiado y estamos seguros de que ninguna ESI incluye estas cuestiones”, dijo.

Otro padre, Eduardo Revecci, en contacto con la prensa local, señaló: “Ese cuestionario no tenía fundamentos didácticos. Era sexo explícito con palabras vulgares. Consideramos que fue impropio y vulneraba la sexualidad de los niños”.

Al saber sobre el enojo de los padres, Piaggio no tardó en pedir disculpas, pero el procedimiento administrativo ya entró en vigor.

El subsecretario de Gestión Educativa del Ministerio de Educación, Julio Navías, confirmó que enviaron a la supervisora escolar para tomar conocimiento de la situación e informar las acciones.

Sanciones

La reacción oficial se conoció el miércoles por la tarde. La rectora de la escuela, Ana M. Daviccin, dispuso “apartar del cumplimiento de sus tareas en las horas cátedra a su cargo al docente Gustavo Piaggio por su desenvolvimiento en las asignaturas que dicta en el establecimiento educativo”.

“Se determina que dicho docente pasará a desempeñar tareas administrativas dentro del establecimiento mientras se resuelve su situación laboral”.

La medida se fundamenta en la Resolución Ministerial Nº1568/12 que establece funciones y obligaciones de los actores de la comunidad educativa y la necesidad de hacer cumplir las normas éticas propias de la función docente.

En los considerandos se deja constancia que el cuestionario no había sido presentado a las autoridades para su revisión.

“Ha hecho entrega a sus alumnos de un cuestionario no supervisado por el jefe de departamento” y “las preguntas involucradas refieren a un contenido de alta complejidad que no maneja el lenguaje adecuado para alumnos menores de edad”.

La ministra de Educación de Corrientes, Práxedes López, señaló hoy que “la decisión fue del docente y la tomó de forma individual” y que “el contenido no fue consensuado con sus colegas del departamento”.

Además confirmó: “Desde ayer está con sumario administrativo por varias cuestiones, no solamente por incumplimiento del Estatuto del Docente, sino también de la Ley 26.061 que es la de Protección integral de niños, niñas y adolescentes”.

Por otra parte, contó que el contenido aludido no tenía “finalidad didáctica”, que el profesor “lo envió por WhatsApp a sus alumnos” y que “no se dio dentro del aula”. Aclaró no obstante que antes de este acontecimiento, Piaggio no registra antecedentes en el Ministerio de Educación.

Se supo, además, que el Ministerio enviará a Esquina a referentes de la Dirección de Servicios Educativos de Prevención y Apoyo (Disepa) para determinar por qué surge este cuestionario y por qué el docente lo elaboró de forma manera solitaria, sin pasar por el Consejo Consultivo.

Descargo

Desatado el escándalo y producida su remoción, el profesor dialogó hoy con radio Sudamericana y si bien, primero, dijo que “ese cuestionario no debía salir del colegio”, después afirmó que estaba “arrepentido de lo sucedido”.

“Me equivoqué en la edad y en la terminología”, dijo. Y agregó: “Lo reconozco: fue un error, me equivoqué”.

En cuanto al origen de las preguntas que propuso en el cuestionario, Piaggio aclaró que las tomó “de una página [de internet]. Vi terminología que podrían investigar y conceptuar las cosas verdaderas o falsas”. Y concluyó: “Lo hice creyendo que hacía bien”.

Fuente: La Nación


COMPARTIR