Escándalo en Chubut por ex funcionaria que tenía a la niñera de asesora y le pagaba $340.000 a un jardinero

La causa contra el presunto frase al Estado, denominada "ñoquis calientes", revelará si la ex diputada provincial Cecilia Torres Otarola usó sus cargos para contrataciones vinculadas a su vida privada.

211

El centro de la polémica se posó sobre la provincia de Chubut, donde una investigación judicial apunta contra la ex diputada provincial, Cecilia Torres Otarola, en el marco de un presunto fraude al Estado en la cual, la Oficina Anticorrupción intenta corroborar supuestos sobornos e irregularidades en el desempeño de la función pública y otros hechos, como la contratación de una niñera como asesora y el pago de 340.000 pesos a un jardinero.

Torres Otarola renunció el 1 de julio pero, lo hizo en medio de su resistencia por dejar el cargo y tensiones en el gabinete del gobernador Mariano Arcioni, la crisis también arrastró al exsecretario general, Andrés Meiszner.

Investigación
La causa contra el presunto frase al Estado, denominada “ñoquis calientes”, revelará si la ex diputada usó sus cargos para contrataciones vinculadas a su vida privada y si, tal como fue denunciada por un integrante de su propio equipo, exigía un porcentaje para su bolsillo de la estructura con la que contaba a partir de los fondos estatales.

Los allanamientos del jueves sumaron, además, otro dato: la presencia de la renunciada Torres Otarola en el ministerio junto a las subsecretarias en el momento en el que se realizaron los operativos.

Allanamientos
La investigación es encabezada por el fiscal Anticorrupción, Omar Rodríguez, quien avanzó con allanamientos en domicilios particulares y dependencias estatales. Los primeros pasos en la investigación activaron el Gobierno de esta provincia un pedido de renuncia a la entonces ministra por parte de su par, Meiszner.

Pero la decisión de este último de anunciar sin consensuar con Arcioni al reemplazante en Desarrollo Social, derivó en una crisis en el gabinete que terminó con los dos funcionarios afuera de la estructura del gobierno.

“Ñoquis calientes”

En tanto, la Fiscalía allanó el Ministerio de Familia y las viviendas de la exministra Torres Otarola y otras funcionarias e investigan al menos 24 contrataciones irregulares. Los operativos fueron encabezados por el comisario Juan Carlos Núñez y, a pedido del fiscal Rodríguez, personal de la Unidad Anticorrupción concretó las requisas en el caso “ñoquis calientes”.

Los procedimientos se realizaron en la vivienda de la ex ministra en la ciudad de Playa Unión, en dos casas particulares de funcionarios del Ministerio, en Rawson y Trelew, y en la sede del Ministerio de Desarrollo Social y Familia, donde en el momento estaba Torres Otarola. Allí también revisaron su camioneta en búsqueda de documentación.

Según detalló Núñez, se allanaron casas particulares de funcionarias del Ministerio y de la exministra: “Hubo requisas personales para secuestrar algunos elementos de interés para la causa, como telefonía celular”. Sostuvo que lo que interesaba “era secuestrar celulares que teníamos que recuperar porque teníamos otras medidas que complementan estas”.

El escándalo creció cuando se supo que la ex ministra estaba en el Ministerio cuando se hizo el allanamiento, pese a que supuestamente había dejado la función días atrás. “Vinimos al Ministerio porque teníamos la idea, luego corroborada, de que las personas aún estaban en este Ministerio. De hecho, dos de las subsecretarias y la exministra se encuentran en el lugar”, sostuvo el fiscal.

“No le consultamos los motivos por los cuales estaba en la oficina: la encontramos y le secuestramos el celular. El resto de las personas que estaban son todas de la primera línea del Ministerio que, de algún modo, son las personas que respondían a Otarola”, afirmó Núñez.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry