El Policía fue hallado muerto en su casa en la zona rural de Villa Urquiza.
El Policía fue hallado muerto en su casa en la zona rural de Villa Urquiza.

Un policía entrerriano fue asesinado a golpes en la cabeza mientras dormía en su casa de la localidad de Villa Urquiza, cercana a Paraná, y demoraron a su hijo de 17 años, informaron fuentes policiales.

La víctima fue identificada como Francisco Enrique (58), quien se desempeñaba en el depósito de vehículos secuestrados de La Picada, una localidad ubicada entre Paraná y Villa Urquiza y que depende de la Jefatura Departamental Paraná.

Fuentes policiales informaron que el efectivo fue encontrado muerto ayer a la madrugada, cerca de las 3, en su casa situada a dos kilómetros del casco urbano de Villa Urquiza, donde no fue hallada su arma reglamentaria.

De acuerdo a los primeros peritajes, se trató de un crimen y, en el marco de la causa quedó demorado el hijo del efectivo, ya que se encontraba en el lugar del asesinato y fue trasladado a la División Minoridad. El adolescente declaró que el miércoles en la noche estuvo en la ciudad de Paraná y que al regresar a su vivienda halló a su padre sin vida.

 

El crimen

Voceros de la fuerza indicaron que el fallecimiento se produjo el miércoles entre las 16 y las 17, producto de fuertes golpes en la zona craneal mientras el oficial dormía y no de un balazo como se informó en un principio, según estableció el informe preliminar de la autopsia realizada en la Morgue de Oro Verde.

Las agresiones físicas en la cabeza provocaron la fractura craneal y una importante hemorragia interna y se produjeron cuando Enrique dormía en la cama. De acuerdo a las fuentes, el policía no ofreció resistencia, ya que no existen lesiones defensivas en brazos, manos o piernas. Esta evidencia sostiene la hipótesis de que el efectivo fue atacado cuando dormía.

Desde la fuerza descartaron que el homicidio haya sido durante un intento o un robo, ya que no se registraron faltantes en la vivienda. Según testigos que declararon en la fiscalía, en el último tiempo la relación entre padre e hijo habría enfrentado varios conflictos, en especial porque el adolescente tendría problemas de adicciones.

La pesquisa está a cargo de efectivos de la División de Investigaciones junto con personal de Homicidios y Criminalística, bajo órdenes de los fiscales Álvaro Piérola y Viviana Ferreyra, quienes tomaron declaraciones a los vecinos de la zona.

Fuente: El Tribuno

 

 


COMPARTIR