Un centro de interpretación que permite conocer las costumbres de lo que fuera la población de esa fábrica, un museo, las construcciones típicas de la época colonial que todavía siguen en pie, el Club de Pescadores, la gruta de Santa Rita, los restos de la productora y las hermosas vistas de los paisajes del río Uruguay son los atractivos salientes de este paseo histórico.

La directora de Turismo de Colón, María Rosa Sander, señaló a Télam que "el lugar atesora una historia que se refleja en las fachadas y en los relatos de los 800 habitantes que a diario caminan esas calles, que se abren a los visitantes como testimonio vivo de un pasado industrial pujante que hoy es un importante atractivo para los turistas".

El gigante de chapas oxidadas que cobijó el sueño de miles de familias, ubicado frente a la enorme Isla del Queguay Grande y a la vecina República Oriental del Uruguay, cautiva a los visitantes que llegan a Colón.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry