Personal de la comisaria de Puerto Vilelas, tras un llamado al 911, halló automóvil de alta gama estaba abandonado en la costa del río Paraná. El rodado tenía unas abolladuras y raspones en la pintura y desde su interior se encontró las documentaciones de la propietaria. Ya fue restituido.

Al mediodía tras un llamado al servicio de emergencias 911 de parte de un hombre de 36 años quien alertó a los uniformados, que en el Paraje Tres Bocas, habría un vehículo de alta gama abandonado. Allí, el personal  policial observó que en un camino, a 600 metros aproximadamente del ingresó al paraje Tres Bocas al costado el río Paraná, se encontraba un vehículo marca Toyota modelo Corolla color gris.

El rodado se encontraba en un estrecho camino, con sus ruedas del lado izquierdo apoyadas al borde del camino y la rueda trasera derecha suspendida en el aire. Tenía daños sobre su estructura y el desprendimiento de la pintura como también el espejo retrovisor derecho desprendido.

Posteriormente, el personal logró abrir la puerta del acompañante, ya que no estaba cerrada con llave, encontrando la cédula de identificación del vehículo, perteneciente a un hombre domiciliado en Resistencia. También, un carnet autorizando al manejo del rodado a una mujer.

Finalmente, se procedió al secuestro del automóvil y tras diligencias se supo que había sido sustraído desde el barrio Felipe Gallardo, en la ciudad de Resistencia.


COMPARTIR