La Iglesia argentina volvió a dejar un mensaje para el Gobierno nacional, en medio de la crisis política que desató la pelea entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner por el armado de un nuevo gabinete tras la derrota de las PASO.

“En la Argentina, caemos en la trampas de las discusiones de poder”, dijo este viernes el obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Ojea. El jueves, el arzobispo de La Plata, Víctor Manuel Fernández, le había advertido al Presidente que “le queda poco tiempo para evitar una debacle”.

“Por segunda vez en el Evangelio, el Señor Jesús abre el corazón a sus apóstoles como un verdadero amigo y les dice: ‘voy a ser entregado en manos de los hombres, me van a matar y al tercer día voy a resucitar. Mientras el Señor está confiando esta realidad trágica que él va a vivir, sus amigos comienzan a hablar de otra cosa, no le quieren preguntar sobre este tema; entre ellos comienzan a preguntarse quién va a ser el más importante en el Reino. Empiezan a discutir poder”, sostuvo Ojea en un reflexión litúrgica que difundió el Episcopado.

“Ellos concebían a Jesús como un Mesías que les iba a dar el poder, el poder concreto, el poder temporal. Entonces aparece la vanidad de cada uno; quién va a ocupar el primer lugar, aparecen las comparaciones, aparece el creerse superior al otro, esta cosa tan humana… Ellos lo siguen a Jesús, todavía por una ideología”, agregó.

Entonces, el jefe del cuerpo que nuclea a los obispos católicos locales, hizo una alusión directa a la situación política del país: “En la Argentina también discutimos poder, no discutimos proyecto de Nación, no discutimos adónde vamos, no pensamos a dónde tenemos que ir, no nos podemos poner a pensar juntos, sino que discutimos poder; poder mediático, poder económico, poder político”, lanzó.

Horas más tarde, Ojea -hombre de vínculo directo con el Papa Francisco- volvió a manifestarse a través de su cuenta de Twitter: “En la Argentina, caemos en la trampas de las discusiones de poder, sin animarnos a pensar juntos lo esencial, hacia dónde vamos. El Señor nos ilumine en este tiempo tan difícil, tan complejo y que la Virgen nos cuide y nos tenga de su mano”.

Fue la segunda reacción clara de la Iglesia argentina tras la renuncia masiva de ministros y funcionarios cercanos a Cristina Kirchner y tras la derrota del oficialismo en las PASO del último domingo. El jueves, arzobispo de La Plata, Víctor Manuel Fernández, muy cercano al Papa Francisco, publicó una carta dirigida al presidente Alberto Fernández en al que (además de “facturarle” al mandatario la aprobación del aborto legal), le advirtió que “miembros del propio gobierno parecen pensar que la solución está en radicalizarse más, sin ver que eso sería acercarse más al abismo”.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry