En caso de un ataque de Irán, EE.UU. enviaría una fuerza de 120.000 hombres a Oriente Medio

73

En una reunión con los principales asistentes de seguridad nacional del presidente Donald Trump el jueves pasado, el secretario interino de Defensa Patrick Shanahan presentó un plan militar actualizado que prevé enviar hasta 120.000 soldados a Medio Oriente si Irán atacara a las fuerzas estadounidenses o acelerara el trabajo sobre armas nucleares, dijeron funcionarios del gobierno.

Las revisiones fueron ordenadas por personas de línea dura dirigidas por John R. Bolton, asesor de seguridad nacional de Trump. (El plan) no prevé una invasión terrestre a Irán, lo que requeriría mucho más tropas, dijeron los funcionarios.

La noticia refleja la influencia de Bolton (uno de los halcones más feroces de la administración Trump cuando se trata de Irán), cuyo intento de confrontación con Teherán fue ignorado hace más de una década por el presidente George W. Bush.

Es muy incierto si Trump, quien ha tratado de separar a Estados Unidos de Afganistán y Siria, en última instancia enviaría a tantas fuerzas de regreso a Oriente Medio.

Tampoco está claro si el presidente recibió información sobre el número de tropas u otros detalles en los planes. El lunes, preguntado sobre si estaba buscando un cambio de régimen en Irán, Trump dijo: “Veremos qué pasa con Irán. Si hacen algo, sería un muy mal error “.

Hay fuertes divisiones en la administración sobre cómo responder a Irán en un momento en que aumentan las tensiones sobre la política nuclear iraní y sus intenciones en Medio Oriente.

Algunos altos funcionarios estadounidenses dijeron que los planes, incluso en una etapa muy preliminar, muestran cuán peligrosa se ha vuelto la amenaza de Irán. Otros, que están instando a una resolución diplomática a las tensiones actuales, dicen que equivale a una táctica de miedo para advertir a Irán contra nuevas agresiones.

Los aliados europeos que se reunieron con el secretario de Estado Mike Pompeo el lunes dijeron que les preocupa que las tensiones entre Washington y Teherán puedan desbordarse, posiblemente de manera inadvertida.

Más de media docena de funcionarios de seguridad nacional de los EE. UU. que recibieron información sobre los planes actualizados acordaron discutirlos con The New York Times bajo condición de anonimato. Los portavoces de Shanahan y el general Joseph F. Dunford Jr., presidente del Estado Mayor Conjunto, declinaron hacer comentarios.

El tamaño de la fuerza involucrada ha sorprendido a algunos funcionarios que fueron informados. Las 120.000 tropas se acercarían al tamaño de la fuerza que los Estados Unidos utilizó  para invadió Irak en 2003.

El despliegue de una fuerza aérea, terrestre y naval tan robusta le daría a Teherán más objetivos para atacar y, posiblemente, más razones para hacerlo, arriesgándose a enredar a los Estados Unidos en un conflicto prolongado. También revertiría años de recortes por parte del ejército estadounidense en Medio Oriente que comenzaron con la retirada de las tropas de Irak por parte del presidente Barack Obama en 2011.

Pero dos de los funcionarios de seguridad nacional dijeron que Trump anunció en diciembre la reducción de las fuerzas estadounidenses en Siria y que la presencia naval disminuida en la región parece haber envalentonado a algunos líderes en Teherán y convenció al Cuerpo de Guardias Revolucionarios Islámicos de que Estados Unidos no tiene ganas de pelear con Irán.

Varios petroleros fueron atacados o saboteados frente a las costas de los Emiratos Árabes Unidos durante el fin de semana, lo que hizo temer que las rutas de navegación en el Golfo Pérsico pudieran convertirse en puntos de inflamación. “Va a ser un problema grave para Irán si algo sucede”, dijo Trump el lunes, preguntado por el episodio.

Los funcionarios emiratíes están investigando el aparente sabotaje, y los funcionarios estadounidenses sospechan que Irán estaba involucrado. Sin embargo, varios funcionarios advirtieron que aún no hay pruebas definitivas que relacionen a Irán o sus representantes con los ataques. Un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores iraní lo calificó de “incidente lamentable”, según una agencia de noticias estatal.

En Bruselas, el secretario de Estado Mike Pompeo se reunió con los ministros de Asuntos Exteriores de Gran Bretaña, Francia y Alemania, los cosignatarios del acuerdo nuclear de Irán de 2015, así como con la jefa de política exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini. No habló con los medios de comunicación, pero los funcionarios europeos dijeron que habían instado a la moderación a Washington,por temor a una escalada accidental que podría llevar a un conflicto con Irán.

“Estamos muy preocupados por el riesgo de que ocurra un conflicto por accidente, con una escalada que realmente no es intencional para ninguno de ambos lados”, dijo Jeremy Hunt, el secretario de Relaciones Exteriores británico.

El gobierno iraní no ha amenazado con la violencia recientemente, pero la semana pasada, el presidente Hassan Rouhani dijo que Irán se alejaría de partes del acuerdo nuclear de 2015 que alcanzó con las potencias mundiales. Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo hace un año, pero las naciones europeas han instado a Irán a seguir con el acuerdo e ignorar las provocaciones de Trump.