En busca de reelección, Maduro anunció elecciones legislativas para fines de 2020

La Asamblea Constituyente, que legitimó su reelección en 2019 "es la mayor garantía de estabilidad política", dijo el líder chavista, que busca un nuevo mandato. La oposición se refirió a "farsa electoral".

99

Venezuela seguirá regida por la todopoderosa Asamblea Constituyente hasta fines de 2020, anunció el órgano oficialista al cumplirse este lunes un año de la cuestionada reelección del presidente Nicolás Maduro, en pugna por el poder con el opositor Juan Guaidó.

En un decreto aprobado por unanimidad, el ente extendió su vigencia “al menos hasta el día 31 de diciembre del año 2020”. La medida da facultades a ese órgano para que continúe actuando como poder plenipotenciario, según el texto leído por su presidente y número dos del chavismo, Diosdado Cabello. “Vamos a hacer elecciones, vamos a elecciones adelantadas de la Asamblea Nacional”, anunció Maduro.

“Vamos a medirnos electoralmente. Vamos a hacer elecciones. Vamos a legitimar la única institución que no se ha legitimado en los últimos cinco años. Vamos a elecciones anticipadas de la Asamblea Nacional para ver quien tiene al pueblo, para ver quién tiene los votos, para ver quién gana”, ha planteado Maduro. Esta sería, según Maduro, la “solución pacífica y democrática” a la actual situación en Venezuela, desafiando a la oposición a medirse electoralmente con el oficialismo antes de diciembre de 2020.

La “Constituyente es la mayor garantía de estabilidad política”, dijo Maduro en un acto con miles de partidarios que marcharon hasta el palacio presidencial de Caracas, en apoyo a su segundo mandato (2019-2025). Según el líder chavista, Guaidó -reconocido como presidente interino de Venezuela por medio centenar de países- tenía planeado disolverla el pasado 30 de abril, cuando lideró un alzamiento militar que no logró apoyo de la Fuerza Armada. La Constituyente, que reemplazó al Parlamento, “está por encima de todos los órganos constituidos”, subrayó Maduro.

Este lunes Carlos Vecchio, representante de Guaidó en Washington, se reunió con funcionarios del Departamento de Estado y el Pentágono. El encuentro fue “muy positivo”, aseguró en Twitter. “Discutieron el papel pasado y futuro del Departamento de Defensa, relacionado con la asistencia humanitaria y el apoyo regional”, declaró un vocero del Departamento de Estado.

Maduro, quien acusa a Guaidó de ser un “títere” de Donald Trump para apoderarse de la mayor reserva petrolera mundial, se felicitó nuevamente por la mediación que intenta hacer Noruega para acercar a las partes, que mantuvieron contactos por separado con funcionarios de ese país la semana pasada. “Sé con quién estamos hablando. Lo digo y que se ofendan si quieren: estamos hablando con el diablo”, afirmó el gobernante.

“La primera jornada con la mediación del Gobierno de noruega ha sido muy positiva. Soy un hombre que cree en la palabra como vehículo para superar las diferencias”, señaló Maduro. “Ahora, no vayan a creer que soy un bobalicón, un inocentón. Creo en la paz, creo en el diálogo, pero estoy preparando al pueblo para defender la patria donde sea, cuando sea y como sea”, ha advertido.

En apoyo a Guaidó, Estados Unidos endureció las sanciones contra el gobierno de Maduro, confrontado a la peor crisis económica en la historia moderna del país, con una caída brutal de la producción de petróleo -fuente de 96% de los ingresos- y una hiperinflación que según el FMI trepará a 10.000.000% este año. Rechazo a la “farsa electoral” Cumplido un año de la reelección de Maduro, el Parlamento expresó este martes su rechazo a unos comicios que tilda de “farsa electoral”.

“Reiteramos que con movilización pacífica, presión internacional y el respaldo creciente de nuestra Fuerza Armada, lograremos el cese de la usurpación” y “elecciones libres”, tuiteó Guaidó.