Un empleado de limpieza apagó en forma accidental un refrigerador en un centro médico de Boston (Estados Unidos) y de esa manera se arruinaron al menos 1900 dosis de la vacuna Moderna contra el coronavirus.

Persona médico encontró más tarde en el complejo VA Boston Healthcare System que el cable del refrigerador estaba desconectado.

Kyle Toto, experto en asuntos públicos de la institución, declaró que todas las dosis de la vacuna almacenadas quedaron comprometidas.

También informó que abrirán una investigación porque el refrigerador está equipado con un sistema de alarma, pero no se activó durante el incidente.

Según Toto, la institución se encuentra en proceso de recibir una reposición de dosis, por lo que no se verá afectado su cronograma de vacunación.

De acuerdo con los protocolos, la vacuna de Moderna debe llegar a las instalaciones receptoras refrigerada a temperaturas de entre -25 y -15 grados.

Luego se permite su conservación en un rango entre 2 y 8 grados durante un máximo de 30 días antes de su administración a los pacientes.


COMPARTIR