Hasta hace unas semanas, Emiliano Grillo no estaba clasificado para el 149° Abierto Británico, pero algunas deserciones le hicieron un lugar que aprovechó muy bien en el Royal Saint George’s. Con una vuelta final de 68 golpes (un total de -6), el chaqueño finalizó 12° e igualó su mejor posición en el major más antiguo del golf, conseguido en Royal Troon 2016

El nuevo campeón del más tradicional de los cuatro majors es el norteamericano Collin Morikawa, que con 66 golpes (-15 en el total) ganó de arremetida sobre el sudafricano Louis Oosthuizen (-11), que lideró el tablero en los tres días anteriores. Segundo finalizó el norteamericano Jordan Spieth (-13).

Con 24 años, Morikawa obtuvo el título en su primera participación como profesional en el Abierto Británico, luego de haber jugado como amateur hace dos años. En 2020, la competencia fue cancelada debido a la pandemia. “Es uno de los mejores momentos de mi vida”, expresó Morikawa con la célebre Claret Jug en sus manos durante la ceremonia de premiación en el hoyo 18, mientras agradecía la vuelta del público (asistieron 32.000 personas) a los acontecimientos deportivos.

La última vez que había ganado un debutante en el Abierto Británico fue en 2003, con Ben Curtis. Morikawa también había triunfado en 2020 en su bautismo en el Campeonato de la PGA. Nunca había sucedido que un golfista se adjudicase dos títulos de Grand Slam en su debut. En porcentaje, fue campeón en el 25 por ciento de los majors que incursionó: dos de ocho. Una fulgurante irrupción del jugador con rasgos orientales.

Este domingo, Morikawa sumó cuatro birdies y no cometió ningún bogey; suficiente para ir comiéndole terreno a Oosthuizen, que como en el último US Open llegó como líder al día de cierre y no pudo poner el broche. El sudafricano firmó una tarjeta con tres birdies y dos bogies. Una muestra de su retroceso fue que necesitó un golpe más en el par 5 del 7, donde la mayoría aprovechó para descontar en su tarjeta.

Fue una semana muy positiva para Grillo, cuya renuncia a participar en los inminente Juegos Olímpicos de Tokio había despertado algunos cuestionamientos. Un bogey en el último hoyo -el putter para el para el par 4 le quedó a centímetros del hoyo- le impidió mejorar un recorrido que de todas maneras fue muy meritorio, con dos golpes bajo el par. Obviamente, iba a ser muy difícil equiparar su excepcional segundo día, cuando hizo el récord de 64 golpes (-6). “Fue como si estuviera jugando con mis amigos”, expresó sobre su iluminada jornada.

Este domingo, el chaqueño se lució con un águila en el par 5 del siete, un hoyo bastante benigno que varios golfistas aprovecharon para bajar su score. Su golpe con el putter desde fuera del green fue reconocido con fuertes aplausos por el público. Su vuelta general fue muy pareja, con 34 golpes para los primeros nueve hoyos, la misma cantidad que para los otros nueve. Sus tres bogies fueron en los par 4 del 1, 15 y 18. Además del águila, sumó birdies en los hoyos 14, 16 y 17. Un muy buen sprint final que tuvo freno con el bogey en el 18. Ese bogey del hoyo final tuvo un precio alto para Grillo, ya que lo retrasó algunas posiciones en el tablero y le impidió quedar entre los 10 primeros, que se clasificarán automáticamente para el Abierto Británico del año próximo, que se jugará en un escenario muy especial para celebrar el 150° aniversario: St. Andrews.

Para dar el gran salto Grillo debe lograr el equilibrio mental y emocional que le eviten los desniveles de pasar de un día con 64 golpes a otro de 72. Igual, no deja de ser valiosa su adaptación a una cancha que penaliza mucho cualquier tiro desviado al rough, una trampa.

Esta producción de Grillo conecta con su auspicioso debut en 2016 y deja atrás sus últimas tres participaciones en el abierto británico, en las que no pudo pasar el corte clasificatoria en Royal Birkdale, Carnoustie y Royal Portrush. Tras hacer el par de la cancha (70) el primer día, el argentino siguió con 64, 72 y 68. Compartió el 12° lugar con el noruego Viktor Hovland y el inglés Shane Lowry.

En los otros majors, sus mejores actuaciones fueron un 13er lugar en el Campeonato de la PGA, 17° en el Masters de Augusta y 54 en el Abierto de los Estados Unidos.

Ubicado en el 80° puesto de la última clasificación del ranking mundial, Grillo dio un paso importante en su objetivo de sumar puntos para escalar hasta el último playoff de la FedEx Cup, que se disputará en East Lake Golf Club, Atlanta, del 2 al 5 de septiembre.

La clasificación final

1º, Collin Morikawa (Estados Unidos), con 265 (-15)

2º, Jordan Spieth (Estados Unidos), con 267 (-13)

3º, Jon Rahm (España), con 269 (-11)

3º, Louis Oosthuizen (Sudáfrica), con 269 (-11)

5º, Dylan Fritelli (Sudáfrica), con 271 (-9)

6º, Brooks Koepka (Estados Unidos), con 272 (-8)

6º, Mackenzie Hughes (Canadá), con 272 (-8)

8º, Dustin Johnson (Estados Unidos), con 273 (-7)

8º, Robert MacIntyre (Escocia), con 273 (-7)

8º, Daniel Berger (Estados Unidos), con 273 (-7)

8°, Scottie Scheffler (Estados Unidos), con 273 (-7)

12º, Vikctor Hovland (Noruega), con 274 (-6)

12º, Emiliano Grillo (Argentina), con 274 (-6)

12º, Shane Lowry (Irlanda), con 274 (-6)

Otros golfistas

26°, Ian Poulter (Inglaterra), con 277 (-3)

33º, Bryson DeChambeau (Estados Unidos), con 278 (-2)

46º, Rory McIlroy (Irlanda del Norte), con 280 (par)

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry