El candidato del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, se convirtió este lunes en el nuevo presidente de México, según las estimaciones del Instituto Nacional Electoral (INE), que, según estimaciones, indicó que obtuvo una victoria contundente con más del 50 por ciento de los votos.

De acuerdo con una muestra elaborada por el organismo electoral a partir de unas 7.700 - de las cerca de 157.000 instaladas en todo el país- actas de votación, López Obrador habría obtenido entre el 53 y el 53,8 % de los votos.

Según estos datos, el presidente del INE, Lorenzo Córdova indicó que el aspirante del conservador Partido Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya, obtuvo entre el 22,1 y el 22,8 % de los sufragios; en tanto que el candidato del oficialista Partido Revolucionario Institucional(PRI), José Antonio Meade, logró entre el 15,7 y el 16,3 %.

El último lugar fue para el aspirante independiente Jaime Rodríguez Calderón, que obtuvo entre el 5,3 y el 5,5 % de los votos. Asimismo, Córdova informó de que el porcentaje de participación de los ciudadanos habilitados a votar fue de entre el 62,9 y el 63,8 %.

Más de 89 millones de mexicanos estaban hoy llamados a las urnas para renovar 3.400 cargos, convirtiendo estas elecciones en la más importante de la historia del país. Además de presidente, se elegían 128 senadores, 500 diputados, ocho gobernadores y el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, además de miles de cargos locales.

El llamado "conteo rápido" que dio a conocer el INE tiene un margen de error del 0,5 % y un intervalo de confianza del 95 %, y tendría un "alto grado de precisión", según Córdova.

Durante la mañana de este lunes se espera conocer los resultados provisionales del 82 por ciento de todas las actas que se hayan recibido en el INE.

Los datos dados a conocer por el INE no hacen más que reafirmar las encuestas a pie de urna que daban una amplia victoria a López Obrador, así como todos los sondeos durante la campaña electoral que pronosticaban una victoria del candidato de la coalición izquierdista.

El triunfo apuntaba a ser tan contundente que poco después del cierre de urnas el resto de candidatos a la presidencia de México para el periodo 2018-2024 reconocieron su derrota.

El presidente Enrique Peña Nieto felicitó esta noche al ganador de las elecciones de este domingo y le deseó "una gestión exitosa", en un mensaje en cadena nacional. Peña Nieto dijo que "la jornada electoral, la más grande de la historia, se realizó con normalidad, equidad y una amplia participación ciudadana"

Asimismo señaló que se comunicó con el ganador "para felicitarlo" y le aseguró su colaboración "para realizar una transición ordenada y eficiente". "Todos los mexicanos le deseamos una gestión exitosa en beneficio de nuestro país", afirmó

Peña, que entregará el poder a López Obrador el próximo 1 de diciembre, lanzó un llamado a la unidad, "por encima de nuestras legítimas diferencias", en torno "a los valores que compartimos y las instituciones que hemos creado para trabajar juntos en el bienestar de nuestro país"

La causas de la victoria

El hartazgo y la necesidad de un cambio fue el principal sentimiento con el que los mexicanos acudieron a las urnas en unas elecciones que podrían suponer el giro a la izquierda de un país cansado de los partidos políticos tradicionales que fueron incapaces de contener la corrupción y la violencia. “México tiene muchos años repitiendo errores. La gente ya está cansada, harta”, dijo Carlos Cueva, un cirujano dental nativo de Guadalajara que votó en la Ciudad de México y optó por darle su sufragio al izquierdista López Obrador (AMLO), el favorito de los comicios.

Tras emitir su voto, los ciudadanos salían con el pulgar entintado, signo indeleble de su participación cívica. En muchos puntos hubo largas filas. En otros, el desorden causó molestias y quejas de la población. “Este país está muy revuelto. Hay que romper el esquema de ejercicio del poder... hay mucha desigualdad, mucha violencia y esa cosa hay que cambiarla”, señaló en un centro de sufragio Hugo Carlos, de 73 años, que también apoyó al favorito.

El ansia de cambio también era una expectativa de quienes apoyaron otras opciones. “La situación no puede seguir así pero, definitivamente, lo que no quiero es que gane López Obrador”, explicó Nayarí López, originaria de Monterrey pero que votó en la capital. “Nos lo jugamos todo”, agregó tras asegurar que su voto iría para el conservador Ricardo Anayaporque le parecía lo más “útil” con el fin de contrarrestar al izquierdista. Segundo en las encuestas, Anaya encabezó una singular coalición entre el derechista Partido Acción Nacional (PAN) y su otrora rival Partido de Revolución Democrática (PRD, de izquierda) e hizo del voto útil su máximo argumento de campaña. Incluso los que se dijeron simpatizantes de José Antonio Meade, del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), aseguraban que ese era el candidato del cambio porque no está afiliado al partido. “Meade es el mejor preparado”, decía Lourdes Hernández, enfermera y maestra jubilada. “Lo que tenemos que hacer es estar controlando al que gane para que no robe”.

El favorito

AMLO, de 64 años -que encabezó la coalición “Juntos Haremos Historia”-, aseguró que su victoria supondrá una transformación tan profunda y radical como la independencia o la revolución, pero sin derramamiento de sangre. Sus rivales lo acusan de ser un populista y querer regresar a las políticas proteccionistas, y las grandes empresas desconfían de él. Sin embargo, uno de los factores que han alimentado su apoyo es la creciente desconfianza de la gente hacia los partidos tradicionales.

La presidencia del país sólo ha estado en manos del PRI, durante la mayor parte del siglo XX y el que gobierna actualmente, y del PAN (de 2000 a 2012) y a ambos los llama López Obrador “la mafia del poder”. Las palabras y carisma de este político para que este era el tercer, y según dijo, último intento de llegar a la presidencia -se postuló en 2006 y 2012- consiguieron mucho apoyo pero algunos de los que dijeron que votarían por él y lo vitoreaban en sus mítines, como Juan Carlos Enríquez, un joven de 30 años de la capital, no le dieron un cheque en blanco. “Claro que quiero que gane, pero tiene que cumplir sus promesas y no convertirse en uno como los demás”, indicó Enríquez.

El fantasma del fraude también estuvo presente en el pensamiento de los ciudadanos y de algunos políticos. “No voy a votar. ¿Para qué?”, se preguntó Marisa López, una enfermera en una farmacia de Ecatepec, en el Estado de México. “Para que ir y que te estén sobornando o luego anulen tus votos o los pierdan”.

Por mucho que el Instituto Nacional Electoral (INE) diga que no sería posible, los ciudadanos siguen sin confiar del todo en sus instituciones. Para evitar crispar los ánimos, el INE pidió a candidatos y partidos actuar con responsabilidad desde el cierre de las casillas previsto para las 6 de la tarde y no pronunciarse sobre eventuales victorias hasta que se ofrecieran los primeros resultados oficiales, en torno de las 11 de la noche (1 de la madrugada de Argentina).

Los empresarios se comprometieron a apoyar al nuevo gobierno

El sector empresarial de México afirmó hoy que colaborará con el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, para construir una agenda para el desarrollo de México, al reconocer su victoria en la jornada electoral.

"Trabajaremos con el presidente electo para construir una agenda para la estabilidad, la confianza y el desarrollo del país", dijo el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de México, Juan Pablo Castañón.

En nombre de los empresarios del país, el dirigente del CCE señaló que trabajarán con López Obrador y las autoridades electas para seguir en la construcción de una economía fuerte y un mayor bienestar para los mexicanos.

"Estamos comprometidos con México y seguiremos apostando por su futuro, generando empleo como siempre lo hemos hecho, empleo e inversión", expresó el dirigente del CCE, un órgano interlocutor de los empresarios con el Gobierno de México.

Castañón alabó a los candidatos José Antonio Meade, Ricardo Anaya y Jaime Rodríguez, "por su compromiso con la democracia y con México", después de que los tres reconocieron que las tendencias de los resultados no les favorecen.

El dirigente empresarial destacó la participación ciudadana y de las autoridades electorales para que las votaciones se hayan celebrado en paz y con una elevada participación.

"El día de hoy ganamos todos, porque ganó la democracia, ganó México", indicó Castañón al destacar que los resultados de la jornada electoral, "son muestra del valioso pluralismo que domina en el país".

Aseguró que tras las elecciones, todos se deben sumar a la labor de construir un México "libre, democrático, justo, próspero e incluyente en donde se respeten las diferencias", señaló.

En términos semejantes se pronunció el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos, al indicar que su organización tiene "abiertos caminos" con el futuro presidente para esta "nueva etapa".

Aseguró que la Coparmex tiene ya preparada una "agenda ciudadana" para trabajar con el futuro mandatario.

López Obrador, de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), ganó las elecciones presidenciales mexicanas con una holgada diferencia frente a sus oponentes, de acuerdo con encuestas a pie de urna.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry