Como trabajo final de carrera, tres estudiantes de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UNNE elaboraron un anteproyecto de  reestructuración y complementación de equipamientos de la reserva natural cultural "Campo del Cielo" en Chaco, orientado a brindar mayores comodidades al visitante y potenciar un mayor desarrollo turístico de este sitio de gran atractivo por albergar meteoritos. La propuesta fue transferida al Municipio de Gancedo, que colaboró en la elaboración de la propuesta.

Campo del Cielo, o “Pigüen N'Onaxa”, es una reserva natural-cultural de 100 hectáreas, que se encuentra en el sudoeste de la provincia de Chaco, 15 kilómetros al sur de la localidad de Gancedo.

Allí están expuestos algunos de los meteoritos más grandes del mundo, pues la reserva se ubica dentro de la extensa región denominada “Campo del Cielo” entre las provincias del Chaco y Santiago del Estero, en la que impactó una lluvia de meteoritos hace alrededor de 4.000 años.

La reserva tiene un total de 4.050 metros cuadrados construidos, siendo uno de los atractivos el Centro de Interpretación de 1.250 m2, y además un amplio espacio de naturaleza. Recibe un promedio de 5 mil visitantes mensuales, concentrados principalmente en la fecha de la Fiesta Nacional del Meteorito,

Sabiendo de la relevancia actual y del potencial del sitio para la atracción de visitantes, desde el Municipio de Gancedo se venía exponiendo la necesidad de mejorar el funcionamiento de la reserva y dotar de mayores niveles de confort a los usuarios.

Esa demanda encontró respuesta en un grupo de estudiantes de la Facultad de Arquitectura y  Urbanismo de la UNNE (FAU), quienes para realizar su Trabajo Final de Carrera debían pensar un tema que responda a una demanda real, les permita poner en práctica los conocimientos logrados en su proceso formativo y que el producto logrado sea factible de ser realizado.

Así se gestó el anteproyecto “Propuesta de reestructuración y complementación de equipamientos a la reserva natural cultural "Campo del Cielo" (“Pigüen N'Onaxa”).

El trabajo finalizado fue presentado recientemente de manera virtual y en el mismo acto se realizó la transferencia del producto a la Municipalidad de Gancedo, para que pueda utilizarlo para generar proyectos o la búsqueda de financiamiento, siempre y cuando se produzca el reconocimiento de la autoría.

“El objetivo principal de la propuesta es hacer que los visitantes puedan estar más confortables dentro del parque, así como propiciar condiciones para que el sitio pueda recibir más visitantes” explicaron los estudiantes Santiago Gómez Domínguez, Matías Ojeda y Facundo Ponce sobre el Trabajo Final de Carrera que para el estudiante Ponce significó la graduación como Arquitecto, en tanto sus compañeros están próximos a titularse.

Los estudiantes plantearon una reestructuración y complementación de equipamientos, que apunta a mejorar el funcionamiento actual, dotar de condiciones de mayor confort a los usuarios actuales, recuperar zonas naturales biológicamente alteradas y promover la visita de más turistas que deseen consumir los servicios turísticos y propuestas culturales que se ofrezcan.

Señalaron que el anteproyecto de ampliación y adecuación del programa y oferta arquitectónica de la reserva natural se elaboró en base a los requerimientos de los usuarios analizados y de los encargados de la reserva, lo cual otorga viabilidad a la propuesta.

La realización del Trabajo Final de Carrera llevó casi dos años, con tareas de gabinete como  búsqueda de información, procesamiento, producción de información y elaboración del producto final, y tareas de campo como relevamientos en la reserva, entrevistas a autoridades, trabajadores y visitantes, consultas  y observación participante.

DETALLES DE LA PROPUESTA

Así, la propuesta elaborada contempla la proyección de 15.092 metros cuadrados entre espacios al aire libre y cubiertos, con la refuncionalización de equipos existentes en caso de ser necesario, y la optimización del área de actividades principales, zona de uso intensivo y áreas de recuperación.

Se proyectan propuestas de nueva infraestructura y cartelería, y nuevas trazas de circulación vehicular y peatonal.

El anteproyecto incluye asimismo nuevos equipamientos, con módulos informativos de observación, tiendas de ventas, sector gastronómico, baños públicos, hotel y restaurante, entre otros.

Se fijan “pautas espaciales” de diseño que se destacan por representar la escala humana con respecto al universo, concreción de espacios con una configuración en relación física y visual con su entorno, y se promueve destacar espacios existentes que sean interesantes de aprovechar.

En el diseño se incluyen además “pautas funcionales” como hacer uso de edificios existentes y refuncionalizarlos en caso de ser necesario aprovechando su estructura, y se plantea una definición clara de los ejes de circulación y conexión con actividades y equipamientos.

Se prevé además priorizar espacios con poca vegetación como destino para proyectar.

En tanto, se tuvieron en cuenta “pautas formales”, de respeto por la naturaleza interviniéndola de manera poco agresiva; la relación de espacios y equipamientos creados con su contexto inmediato, desde los acceso, estacionamiento y actividades existentes.

Por último, se establecen “pautas constructivas”, con unificación de las características constructivas de los espacios y equipamiento.

En el programa arquitectónico propuesto, se proyecta un total de 62 metros cuadrados de áreas administrativas, 71 m2 de atención al público, y 12.386 m2 de equipamiento de la reserva.

Además 750 m2 de hotel y gastronomía, 1.766 metros cuadrados de actividades de la reserva y 57 m2 de cuidado de la reserva.

Se prevé la zonificación con zonas compatibles de uso intensivo pertenecientes a zona núcleo integrado por zonas de mayor generación de residuos y zonas de mayor concentración de infraestructura. Asimismo, se proyectan zonas compatibles de uso extensivo.

Para el movimiento de los visitantes, se plantean áreas distintas de circulación para todo el año y otras áreas de circulación específicas para las fechas de la Fiesta Nacional del Meteorito que concentra la mayor cantidad de visitantes.

“Estamos satisfechos con el producto logrado” coincidieron los estudiantes sobre el Trabajo Final de Carrera y expusieron las expectativas de que pueda ser aprovechado para acciones concretas que potencien el atractivo de la reserva Campo del Cielo.

PROYECTO VIABLE

“Este anteproyecto atiende las necesidades que veníamos planteando para la optimizar la gestión de la reserva, e incluso algunas de las propuestas surgidas en el marco del trabajo ya la fuimos aplicando para mejorar los servicios que brindamos a los visitantes” explicó Zulma Korovaichuk, encargada de la Reserva Campo del Cielo, durante la presentación virtual del trabajo en el que se hizo la transferencia formal del trabajo final a la Municipalidad de Gancedo.

Destacó la activa tarea de los estudiantes, y el acompañamiento que el Municipio brindó a la propuesta, y señaló que las instalaciones y servicios para el visitante estaban concentradas en un sector del parque, por lo que el anteproyecto sienta las bases para un aprovechamiento integral de toda la reserva.

Por su parte, la Arquitecta Silvina López, profesora titular de la Cátedra Trabajo Final de Carrera de la FAU-UNNE, destacó el muy buen diagnóstico realizado en el trabajo respecto a las problemáticas identificadas, así como la calidad de las propuestas para la optimización del uso de la reserva, que hará más económico el mantenimiento del sitio, además de propiciar un uso respetuoso de las características naturales.

Expuso el compromiso de los estudiantes, quienes participaron en la Fiesta Nacional del Meteorito, y durante todo el proceso mantuvieron un trabajo cercano con los habitantes, así como la continuidad de la última etapa del trabajo durante el tiempo de pandemia.

Los estudiantes agradecieron el acompañamiento de la Cátedra Trabajo Final de Carrera integrada además por las docentes Venettia Romagnoli, Claudia Terenghi y Otilia Aguirre.