La Pontificia Academia para la Vida del Vaticano consideró este viernes que es "importante" reabrir un "debate no ideológico" sobre el aborto tras el fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos que abolió la sentencia Roe v. Wade con la que el mismo tribunal había legalizado la interrupción del embarazo en 1973.

"El dictamen de la Corte muestra cómo el tema del aborto sigue suscitando acalorados debates.

El hecho de que un país grande con una larga tradición democrática haya cambiado su posición sobre este tema también desafía al mundo entero", planteó la institución en un comunicado divulgado este viernes.

Para el organismo vaticano, "no es correcto que el problema se deje de lado sin una consideración general adecuada", al tiempo que planteó que "la protección y defensa de la vida humana no es un tema que pueda quedar circunscrito al ejercicio de los derechos individuales, sino que es un asunto de amplia trascendencia social".

"Después de 50 años, es importante reabrir un debate no ideológico sobre el lugar que tiene la protección de la vida en una sociedad civil para preguntarnos qué tipo de convivencia y sociedad queremos construir", sostuvo la nota oficial.

A partir de la sentencia de este viernes, los estados individuales serán ahora libres de aplicar sus propias leyes en la materia luego de que el tribunal haya dispuesto que "la Constitución no confiere un derecho al aborto".

Para el Vaticano, entonces, "se trata de desarrollar opciones políticas que promuevan condiciones de existencia a favor de la vida sin caer en posiciones ideológicas a priori".

En ese marco, el organismo consideró que "esto también significa asegurar una adecuada educación sexual, garantizar la salud accesible a todos y preparar medidas legislativas para proteger la familia y la maternidad, superando las desigualdades existentes".

"Necesitamos una asistencia sólida a las madres, a las parejas y al feto que involucre a toda la comunidad, fomentando la posibilidad de que las madres en dificultad continúen con el embarazo y encomienden el niño a quienes puedan garantizar su crecimiento", convocó la Academia que conduce el italiano Vincenzo Paglia.

Paglia planteó en ese marco que "frente a la sociedad occidental que está perdiendo su pasión por la vida, este acto es una poderosa invitación a reflexionar juntos sobre el grave y urgente problema de la generatividad humana y las condiciones que la hacen posible; al elegir la vida, está en juego nuestra responsabilidad por el futuro de la humanidad".


COMPARTIR