El trabajo del PIM en el Perrando para hacer que las madres tengan un parto natural

162

El servicio de Preparación Integral para la Maternidad, (PIM) que se brinda en el hpital Perrando busca que las mujeres embarazadas se sientan listas y con ganas de poder tener un parto natural o vaginal, porque de esta manera, también se genera un vínculo directo y más afectivo con su bebé. Desde hace unos años, que se hace participar a la pareja de la futura madre para facilitar los trabajos de parto.

La licenciada en obstetricia, Viviana Verbeek, comentó que allí: “Nos abocamos a la embarazada y a su entorno familiar porque hoy ya nos preocupa el entorno, queremos saber con quién está, si está con su familia, si está solita” y por eso hacen partícipe de las clases al acompañante para que se prepare y la pueda contener durante el parto. “Hoy el hospital Perrando abre las puertas a sus familiares. Lo único que tenemos en contra es la infraestructura”, dijo.

En este aspecto, insistió en que “estamos peleando para que el acompañante esté todo el tiempo al lado de ella. Sabemos que eso ayuda mucho y lo más importante es que acorta el trabajo de parto”.

En efecto, indicó que la paciente, al estar con la persona que ama, prendida de la mano, se siente mucho más tranquila, más segura y eso hace que se relaje, relajando así los músculos que se encuentran tensos ante semejante acontecimiento. “Entonces abemos que con la respiración, los ejercicios, los movimientos, los masajes que se les puede realizar en el trabajo de parto, acorta su trabajo”.

Hoy las parteras del hospital tienen guardias 24 horas y gracias a esto se dedican a contener a las madres que van a parir. En el PIM se trabaja con musicoterapia, aromaterapia, ejercicios y se brinda además una clase teórica.

Verbeek destacó el apoyo que tienen por parte del Jefe de Servicio del Hospital, el doctor Eduardo Atiche  y de la directora del hospital, Andrea Mayol, porque gracias a esto lograron trabajar libremente.

En este aspecto, también agradeció a la residencia que realizan las obstetras desde hace tres años, lo que pudo ampliar los turnos en el PIM.  Hoy en día, las clases se dan lunes a sábado de 9 a 11 y de lunes a viernes de 14:30 a 16:30.

La obstetra habló sobre lo denominado Parto Respetado, que es justamente el parto vaginal o natural, que tiene “su tiempo” específico, que ningún profesional puede apurar. De hecho, la mujer que va a parir al Perrando debe tomarse su tiempo para realizar el trabajo.

Actualmente en el hospital, se cuenta con un 80 por ciento de partos naturales, en tanto que las cesáreas tienen una indicación médica específica.

Por su parte, Claudia Patricia Farías habló sobre el trabajo que se realiza después del parto, porque todo continúa con la primera alimentación del bebé. Es decir, la teta. Alli se enseña también a que el bebé “se prenda” correctamente al pecho.

“Cuando el bebé entra a ese contacto con la mamá, aun fluyen mucho mejor las cosas, produciendo todo ese amor, que redunda en más leche. Si duele es porque el bebé está mal prendido. Nosotros Tenemos un grupo de apoyo y lactancia dentro del hospital Perrando desde hace 14 años” agregó.

Farías dio a conocer que recientemente inauguraron dos “sillones amigos” en los cuales las madres pueden sentarse y dar de amamantar tranquilamente. Uno se encuentra en Paraguay 455 y el otro en el sexto piso de Casa de Gobierno. Y adelantó que está pronto a inaugurarse otro en el Hiper libertad.

Ambas adelantaron que en el mes de mayo se celebrará la semana mundial del Parto Humanizado y Respetado. En Resistencia habrá actividades en las Plazas y en el hospital. Mientras que el cierre será  el  domingo 19 de mayo en el parque de la Democracia a partir de las 15 horas.