El relato de Sebastián Fernández, el esposo de la enfermera que le ganó al COVID gracias al plasma

119

Sara Ruiz Díaz y Sebastián Fernández son una pareja de enfermeros que debieron a travesar el proceso de estar infectados con COVID-19, los dos somos enfermeros y ahora se sumó la hija mayor (son 4 los hijos del matrimonio) como positiva.

Sin embargo esta historia se torna casi dramática porque Sara estuvo internada en Terapia Intensiva y gracias a la transfusión de plasma de recuperados logró sobrepasar la etapa crítica de la enfermedad y hoy ya se encuentra en su casa.

Relata Sebastián que “aparentemente me infecté en mi lugar de trabajo (Sanatorio Femechaco) y traje a mi casa y la terminé infectando a mi esposa. A mí me trató de manera leves pero a mi esposa fue más fuerte, requirió dos semanas de internación en la Terapia Intensiva del Sanatorio Femechaco” comienza contando.

El enfermero recuerda que “un día llego a mi casa desde mi trabajo y le cuento que tenía una leve congestión y sentía que me ardía la cara, me tomo la temperatura y tenía 37.6 entonces le comunico a mi jefe de Enfermería y al médico encargado de mi sector.

Me dicen que al otro día no vaya y que iban a hablar con el infectólogo. El domingo 31 me dicen que llame al 0800 para hacer la denuncia y allí me avisan que el lunes a primera hora iban a venir a hacerme el hisopado a mi esposa y a mí. El lunes me hacen el hisopado y el jueves 4 me informan que el mío dio positivo y el de mi esposa negativo. Igualmente a ella el viernes 5 le hacen un nuevo hisopado y el martes 9 sale que también es positiva de COVID”.

Y esa misma noche comienza con muchas dificultades para respirar, muy agitada, “me ahogo, me ahogo me decía por lo que llamo al servicio de emergencias y la llevan al sanatorio. Requirió durante tres o cuatro días oxígeno continuo. Después le hacen unos análisis y se plantea la posibilidad de pasarle plasma” cuenta.

De allí “le pasaron una unidad de plasma y a los dos días más o menos ya se comenzaron a sentir las mejoras, ya requería poco oxígeno, ya no se agitaba tanto y también le dieron la medicación necesaria” aclara.

“Así fue evolucionando y hoy la tengo en casa gracias al plasma y a los profesionales que la atendieron” agradece Sebastián.

Sobre la evolución de la enfermedad en su caso particular recuerda que cuando sintió los primeros síntomas como la fiebre y no sentir los olores ya se autoaisló en su dormitorio. Igual se hicieron los hisopados los 4 hijos y el domingo, el Día del Padre, le informaron que la hija mayor había dado positivo también, ella ahora se encuentra aislada en el Hotel de Convenciones Gala de Resistencia: “Ella está muy bien atendida, las 24 horas” agradeció y aclaró que el resto de la familia está bien y no presenta síntomas.

Señala que “la idea es tener los mimos cuidados de siempre, ahora seguimos aislados, cada uno en su lugar, pero los cuidados tienen que seguir. La idea es que cuando se pueda vamos a donar, a mi esposa le sirvió y esperamos que les sirva a otras personas”.

Como personal de salud reconoció que se trabaja con miedo: “El tema es llevar el virus a tu casa, ese es el miedo, infectar a tu familia, lo que me pasó a mí, es una situación fea”.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry