La vergonzosa situación se viralizó en las redes.

El presidente francés, sonrojado por la travesura de su perro, afirmó que el comportamiento de su mascota es "completamente inusual". Nemo, el perro del presidente francés Emmanuel Macron, no entiende de relaciones públicas.

La mascota presidencial decidió que era un buen momento y lugar orinar en la chimenea mientras su dueño mantenía una reunión con miembros de su gabinete.

El incidente ocurrió en una lujosa sala del Palacio de los Elíseos y fue captado por las cámaras de televisión.

Cuando Macron se dio cuenta de que su cruza de labrador y griffon acababa de orinarse, dijo a los ministros que el can "estaba haciendo algo bastante excepcional".

Nemo fue adoptado en agosto por Macron y su esposa, Brigitte, y su nombre hace honor al capitán Nemo, el héroe ficticio de ‘Veintemil leguas de viaje submarino’, de Julio Verne, uno de los libros favoritos del presidente francés. El perro fue adoptado de un refugio de animales y se cree que tiene aproximadamente 1 o 2 años.

Fuente: Minuto

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry