A diario se procesan muestras de PCR del hospital, del consultorio de febriles y del espacio Modular. Además de las que llegan desde la Administración COVID-19 provincial y los análisis periódicos a los que se somete el personal del centro hospitalario. En abril, el promedio fue de 1.880 análisis realizados y para noviembre esa cifra mensual escaló a 6.500 muestras procesadas.

El servicio de Inmunología del hospital Julio C. Perrando superó las 50.000 muestras de PCR procesadas para la detección de casos positivos de COVID-19. “Quiero destacar el compromiso total y absoluto del personal del servicio desde el día uno de la pandemia”, resaltó la jefa del área de Inmunología y referente de Virus Respiratorios e Influenza, bioquímica María Delia Foussal.

La PCR (reacción en cadena de polimerasa) es una prueba molecular que detecta el ARN (ácido ribonucleico), es decir, el material genético del virus, en las muestras tomadas de secreciones respiratorias del paciente. “Es la técnica gold standard recomendada por la Organización Mundial de la Salud para el diagnóstico de la infección aguda por COVID-19”, resaltó Foussal quien recordó que durante marzo las muestras se derivaban al laboratorio Malbrán de Buenos Aires y que a partir de abril comenzaron con los análisis propios en el hospital Perrando.

El Gobierno de la Provincia, a través del Ministerio de Salud Pública, actualmente cuenta con seis laboratorios donde a diario se analizan muestras COVID-19. Pero durante las primeras semanas de la pandemia a nivel país el procesamiento de muestras estuvo centralizado en los laboratorios de la ANLIS Malbrán de Buenos Aires.

Chaco fue amplificando su capacidad de análisis ya que habilitó los espacios del hospital Perrando y del Instituto de Medicina Regional, a los que a partir de junio se sumó al Área de Diagnóstico COVID-19 del Laboratorio Central, todos del área metropolitana. En la actualidad, en la red de laboratorios provincial, también se realizan análisis COVID-19 en el hospital Pediátrico Avelino Castelán, del Gran Resistencia, y en el interior provincial en los laboratorios de los centros hospitalarios 4 de Junio, de Sáenz Peña, y Bicentenario, de Juan José Castelli.

Según las estadísticas del servicio de Inmunología del hospital Perrando, durante abril se procesaron un promedio de 1880 muestras de PCR, en tanto que para octubre y noviembre la capacidad de análisis creció hasta llegar a la cifra de 6500 muestras de PCR procesadas durante esos meses. En este servicio actualmente también se procesan muestras para test de antígenos (para pacientes sintomáticos) y test serológicos (para la detección de anticuerpos IgM e IgG).

Personal comprometido

En el servicio de Inmunología se procesan a diario las muestras que se obtienen en el consultorio de febriles del Perrando y aquellas que se extraen a los pacientes del hospital. “Acá a todo paciente que ingresa se le realiza un hisopado”, relató Foussal. También a diario se procesan muestras que llegan a través de la Administración COVID-19 provincial y regularmente se llevan a cabo los análisis que debe realizarse el personal de salud del mismo centro hospitalario como también el personal del espacio Modular de internación de pacientes COVID-19 positivos.

“Nuestra capacidad de análisis fue mejorando gradualmente desde abril a la fecha hasta llegar a esta cifra que supera los 50.000”, relató la referente del laboratorio del Perrando quien destacó el arduo trabajo que a diario realizan ya que la carga de cada una de esas muestras en los tubos de ensayo para su procesamiento se hace mediante una técnica manual. “Esta cifra tiene que ver con la capacitación del personal, que fue perfeccionándose técnicamente a medida que transcurría la pandemia, y también con que en estos momentos hay diferentes reactivos que nos permiten trabajar con mayor agilidad”, explicó.

Foussal recordó que a partir de junio se sumó un nuevo dispositivo termociclador al laboratorio, y desde entonces cuentan con dos aparatos que trabajan cada uno con una cantidad de 90 muestras durante el lapso aproximado de dos horas.

La tarea hasta dar con el resultado final de positivo o negativo consiste en una serie de pasos que comienza con la recepción de las muestras (se obtienen mediante una extracción de hisopado nasofaríngeo) y luego cada una de estas muestras pasa por una cabina de bioseguridad donde se presta un especial cuidado de las mismas y del personal de salud. Posteriormente el personal del laboratorio realiza la extracción del genoma en cada muestra para finalmente pasar al aparato termociclador (realiza un trabajo en diferentes niveles de temperatura durante aproximadamente dos horas) que determinará si se trata de un caso positivo o negativo.

“Todo este proceso se realiza en un período de al menos seis horas”, subrayó la bioquímica. “Es una tarea que diariamente hace nuestro personal pese al agotamiento lógico, después de varios meses de transcurrida esta pandemia, pero con compromiso total y absoluto”, recalcó Foussal. El servicio de Inmunología del hospital Perrando funciona todos los días, de 7.30 a 20 horas de lunes a viernes y de 8 a 20 horas los sábados, domingos y feriados.

Regularmente en el servicio se desempeñan un total de diez profesionales, entre bioquímicos y técnicos en laboratorio, que cuentan con el soporte de residentes de laboratorio, mucamos y administrativos, dado que además del procesamiento de las muestras también se realiza la carga de los resultados al sistema informatizado de datos (SISA).

“Permanentemente estamos en contacto con los colegas de otros laboratorios del Gran Resistencia y del interior, cuya tarea quiero resaltar también. Realizamos una labor de permanente capacitación y perfeccionamiento entre todos los colegas chaqueños y también recibimos recomendaciones técnicas del Instituto Malbrán”, recalcó la bioquímica Foussal.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry