El padre de Víctor Alegre denuncia que los prefectos tiraron a matar y quisieron encubrir a los culpables

145

El padre de Víctor Alegre, ordenanza y chofer de la Cámara Federal asesinado por agentes cuando volvía de pescar junto a su hija en agosto de 2016, dio una entrevista al diario Clarín.

El crimen de Víctor a manos de dos prefectos sobre la ruta 63, el 22 de agosto de 2016, causó dolor e indignación en todos los que los conocían en los tribunales. “Ahora voy al juicio por el crimen de mi hijo y me cruzo con toda gente que conozco desde hace años. Es extraño, es triste. A mi hijo le tiraron a matar. Dicen que fue un error. Pero duele que los jefes hayan tratado de encubrir a los culpables y que le hayan intentado poner droga a Víctor para tapar todo”, dijo el padre de la víctima, de nombre homónimo a Clarín, en una entrevista telefónica.

Víctor padre, contó que se quebró en llanto el martes pasado cuando al escuchar en el juicio el relato de su nieta Araceli (26), quien estaba con su padre cuando lo mataron. “Ella lloraba contándolo, y yo escuchándolo. Es inconcebible lo que pasó. Queremos hablar para que se sepa lo que hicieron y para que lo que nos tocó sufrir ayude a que no ocurran otros casos como el nuestro y como el de los chicos de Monte”, explicó el patriarca de los Alegre que asumió el rol de vocero familiar.

Por el crimen de Víctor Amalio Alegre están siendo juzgados los prefectos Walter Pérez y Claudio Sánchez. Su defensa intentó, en las primeras audiencias de debate, imponer la idea de que los uniformados no dispararon con la intención de herir a nadie, que solo lo hicieron porque Alegre no se detuvo.

Pero esa no fue su estrategia más audaz: antes del juicio, los abogados intentaron que sus clientes fueran sobreseídos apelando al nuevo protocolo de uso de armas para fuerzas federales elaborado por el Ministerio de Justicia de la Nación. Ante este planteo, el fiscal federal Federico Carniel se opuso y los jueces Lucrecia Badaró, Juan Manuel Iglesias y Víctor Alonso difirieron su decisión hasta el momento del veredicto.

“Mi hijo era un hombre prolijo, deportista, llevaba trabajando en la Cámara Federal desde los 22 años. Estaba en la comisión del Jockey Club”, detalla Víctor y se le adivina una sonrisa cuando cuenta que todo los Alegre son hinchas “del mejor equipo del mundo, Independiente, pero acá vamos por el Chaco For Ever”.

-¿Usted está seguro de que a Víctor le dispararon a matar?

-Le dispararon sin decir una palabra. Salieron del monte, se le acercaron una vez sobre la ruta al auto en el que iba él y mi nieta. Ella se asustó y por eso aceleraron. Después los esperaron más adelante. Si estaban haciendo un control… ¿Cómo no ponen conos o algo así para que uno se dé cuenta? Le dispararon sin decir palabra. El auto de mi hijo estaba lleno de balazos.

-¿Qué le contó su nieta de esa tardecita?

-Ella le dijo ‘acelerá papá, porque nos van a asaltar’. Y enseguida se comunicó con unos amigos que iban un poco más atrás y con los que habían estado pescando, para avisarles que estaban robando. Cuando ellos llegaron, sacaron fotos de todo y lo raro es que la llave del contacto del auto estaba en la cerradura del baúl. Como si hubieran intentado ponerle algo.

-De  hecho se encontró marihuana un poco más adelante, sobre la ruta.

-Le quisieron poner droga y yo me pregunto ¿de dónde la sacaron? Si yo me equivoco, admito el error. Ellos no lo hicieron y los jefes quisieron taparlos, por eso también terminaron mal (hay ocho jefes prefectos más procesados por encubrimiento).

“Yo no le deseo mal a nadie”, confiesa Víctor, pero agrega muy seguro: “Tienen que pagar por lo que hicieron. Al otro día de lo de mi hijo, un conocido me llamó y me dijo que a él le había pasado lo mismo y que le habían sacado todo lo de valor que tenía. Yo no sé. Pero lo que pasó es inconcebible. ¿Cómo una fuerza como Prefectura va a obrar así?” plantea y, un poco nostálgico, agrega: “Acá antes era todo chico, nos conocíamos todos. Ahora las cosas cambiaron, y mire lo que pasa”.

Esta semana será crucial para el caso. Hoy declarará el ex jefe de Víctor Alegre, el juez José Luis Aguilar, actualmente jubilado, ex presidente de la Cámara Federal de Apelaciones, y comenzarán los alegatos.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry