El paddle clandestino obligó a renunciar a dos funcionarios y acumula 16 detenidos

97
El subsecretario de Deportes porteño, Luis Lobo, y el secretario General y de Economía de Tigre, Fernando Lauría, renunciaron por el escándalo. La supuesta presencia de Frigerio.

El escándalo de este domingo registrado en canchas de paddle de Pilar en plena cuarentena por el coronavirus sigue generando un fuerte impacto en el mundo político y ya son dos los funcionarios que debieron renunciar: el subsecretario de Deportes de la Ciudad de Buenos Aires, Luis Lobo, y el secretario General y de Economía de Tigre, Fernando Lauría.

El hecho transcurrió en el complejo “La Palmera” del Club Atlético Pilar, donde 16 personas fueron demoradas por violar las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuestas por el Gobierno para combatir la pandemia de coronavirus.

No obstante, el ex tenista profesional Lobo negó haber tomado parte del torneo de pádel celebrado en forma ilegal en ese predio deportivo, y a partir del cual se generó el escándalo, en tanto responsables de la entidad lo ubicaron en el lugar, de igual modo que al ex ministro del Interior Rogelio Frigerio, quien negó haber estado ni participado del torneo

Según señalaron, tanto el ahora ex subsecretario de Deportes de la Ciudad de Buenos Aires como Frigerio se retiraron del lugar momentos antes de que llegara personal de Gendarmería Nacional y se llevara demoradas a 16 personas, entre ellas, a Lauría, quien también dimitió este lunes.

“A partir de los hechos de público conocimiento acontecidos en el Club Atlético Pilar, ubicado en el partido de Pilar, el Municipio de Tigre informa que el intendente Julio Zamora ha aceptado la renuncia presentada en el día de hoy por parte del secretario General y de Economía de Tigre, Fernando Lauría, a la espera de la dilucidación del hecho”, se consignó en un comunicado de prensa.

En tanto, al presentar su renuncia ante el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, Lobo también sostuvo que lo hizo ante las “versiones de público conocimiento” en las que se vio involucrado, según el texto que difundió la Ciudad de Buenos Aires por redes sociales.

“Deseo aclarar que en ningún momento participé de un torneo de pádel, en esa ocasión ni durante el período de cuarentena. Por respecto a la ciudadanía y ante la responsabilidad que significa ocupar un cargo público es que he tomado esta decisión”, sostuvo Lobo en su texto de renuncia.

Allegados a Frigerio, por su parte, dijeron a la agencia NA que el ex ministro del Interior “no jugó ni estaba en ningún torneo” y agregaron que existe “un proceso judicial en marcha” en el cual el ex funcionario macrista no está involucrado.

El presidente del Club Atlético Pilar, Marcelo Pérez, mencionó en las últimas horas a Frigerio y a Lobo entre los asistentes al complejo “La Palmera”, que se encuentra otorgado en concesión a una empresa privada -uno de sus socios sería Lauría-.

“Tengo entendido que estuvieron acá, de parte de la misma gente del concesionario, que me dijo a última hora”, indicó Pérez, quien dijo que desconocía si los funcionarios participaron del torneo clandestino que se organizó en el lugar.

El directivo lamentó lo ocurrido y sostuvo que el predio de 14 hectáreas del club, que incluye un colegio, permanecía cerrado, mientras que responsabilizó a las personas a cargo de la concesión de las canchas.

“Nosotros no organizamos ningún evento. Solamente tenemos accesos abiertos porque por responsabilidad social habilitamos el predio al personal de SAME. No tenemos a la persona de vigilancia en este momento por un tema de salud. Pero están todas las imágenes de cámaras a disposición de la Justicia”, explicó Pérez, que deslizó que la actividad deportiva ilegal se habría desarrollado desde el sábado último.

En tanto, se conocieron testimonios de vecinos que indicaron que en otras jornadas también se registró actividad deportiva en las mismas canchas del predio.

Lauría y los otros 15 implicados fueron demorados y se les labró una infracción por parte de la Justicia Federal de Campana, que además ordenó el secuestro de cinco vehículos y la clausura del establecimiento.

Por su lado, el funcionario de Tigre admitió que era uno de los socios del establecimiento y dio su versión de los hechos para responsabilizar a su socio en la concesión y asegurar que llegó al lugar diez minutos antes de que arribara Gendarmería.

“Con el señor Claudio Herreros administramos las canchas de pádel y tenis”, expresó el ahora ex funcionario, al tiempo que aseguró que desconocía que las canchas se abrían para celebrar torneos.

“En el día de ayer me acerqué al club para cumplir compromisos con respecto a gastos mensuales, y me sorprendió encontrarme con público en el lugar”, continuó en su relato.

Lauría contó que su socio le dijo que había alquilado algunas canchas porque el lugar se mantenía cerrado desde hace cien días, lo que “ocasionaba enormes pérdidas”.

“Llegué al club a las 16.30 y a las 16.40 ingresó Gendarmería para clausurar el lugar”, expresó, según reflejó el sitio Pilar diario. Según comprobó NA, el teléfono que utilizaba el complejo de canchas se encuentra a nombre del ex funcionario tigrense, quien es contador público de profesión.

Fuente: PERFIL 

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry