Los beneficios de la tarjeta SUBE alcanzarán a los jubilados y pensionados, a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo o por Embarazo y del Plan Progresar, al personal de Trabajo Doméstico, a excombatientes, a personas incluidas en Argentina Trabaja y Ellas Hacen, a los que poseen monotributo social y aquellas personas que perciben pensiones no contributivas. “La SUBE trae múltiples beneficios, por ejemplo, para los incluidos en la Tarifa Social Federal implica un ahorro del 55 por ciento en el costo del boleto”, informó Brahim.

El valor de la SUBE es de 25 pesos y la carga no tiene adicional. Desde el mes de junio hasta la fecha se entregaron más de 90 mil tarjetas en el Domo del Centenario.


COMPARTIR