El vicepresidente de Independiente y líder Camionero, Pablo Moyano, no irá preso como solicitó el fiscal Sebastián Scalera. El juez Luis Silvio Carzoglio decidió no detenerlo en el marco de la causa donde los investigan por presunta asociación ilícita en el Club Independiente.

El fiscal ayer confirmó que apelará la medida del magistrado y que citará al sindicalista a indagatoria. La medida de Carzoglio se conoció en medio de una denuncia por amenazas de muerte que hizo el titular del Juzgado de Garantía Nº 9 del Polo Judicial de Avellaneda y que ratificó por la noche en una conferencia de prensa ante los medios: "Mi mujer recibió dos llamados telefónicos. Uno a las 11.10 de la mañana y otro a las 11.20 amenazándola de muerte a ella y a mí", dijo el magistrado.

"No me van a corre con aprietes", agregó en una insólita conferencia de prensa donde además criticó a los medios y relacionó las amenazas con que se filtró la resolución en la que rechazaba la detención de Moyano. "La filtración de la resolución se la adjudico al personal de la fiscalía de cámara de Lomas de Zamora que se llevó el expediente de acá y a los 20 minutos estaba en las redes", dijo y también apuntó contra la Procuración General de la Provincia que dirige Julio Conte Grand a la que acusó de filtrar datos en su contra. "Soy imparcial, no me voy a dejar influenciar", dijo visiblemente nervioso.

El juez aseguró que las amenazas llegaron luego de que firmar la resolución. Carzoglio ya tiene custodia de la policía bonaerense y la causa por las amenazas será investigada por la fiscal Solange Cáceres.

El hijo de Hugo Moyano  está fuera del país. Estuvo participando del 44° Congreso Mundial de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF) en Singapur. Llegará el jueves al país donde será recibido por sindicalistas. Desde Singapur, se defendió del pedido de detención planteando que todo responde a una persecución política por parte del Gobierno y hasta repudió las amenazas al magistrado (ver aparte).

“No hacer lugar al pedido de detención de Pablo Moyano alias “Salvaje” en el orden del delito de asociación ilícita”, señaló el juez en el escrito al que accedió Clarín. La resolución de 52 páginas se conoció horas después que el juez denunció ante la Policía las amenazas. En el escrito también rechazó detener a Ayelén Petrov -familiar del "Polaco Petrov, jefe de seguridad de Moyano e implicado en el caso- y descartó una serie de allanamientos que había pedido el fiscal.

El pedido de detención para el hijo de Hugo Moyano planteado por Scalera sostenía que el sindicalista operaba una asociación ilícita integrada "una facción de barras bravas, directivos, empleados, socios y algunos simpatizantes" del Club Independiente del que es vicepresidente.

El fiscal acusó a Pablo Moyano de ser uno de los jefes de la asociación ilícita que defraudó a Independiente en varios millones de pesos y que habría manejado la reventa de entradas y el control de los trapitos cerca del estadio, entre otros ilícitos. Incluso se detectó una cuenta del club en Liechtenstein con US$ 30 millones.

Pero el juez rechazó todas las acusaciones contra el sindicalista. "De ningún modo pueden considerarse abarcado por la figura de jefe de la asociación ilícita", escribió.  Y cargó las principales responsabilidades sobre Pablo "Bebote" Álvarez, el ex líder de la barra brava, que está preso en el marco de la misma investigación.


COMPARTIR