El caso se hizo conocido la semana pasada luego de que el diario The Sun publicara la historia. Un grupo de jóvenes ingleses que celebraba una despedida de soltero le pagó 100 euros a un mendigo en la ciudad turística de Benidorm para que se tatuara en la frente el nombre y dirección del novio. Esto causó un rechazo general y ahora el indigente pide que se haga justicia: "Me gustaría ver al culpable ir a la cárcel, así como el tatuador". Tomek Matuszewski, de 34 años, que vive en la calle, afirma no recordar mucho de lo sucedido porque estaba ebrio en ese momento, pero que al ver cómo quedó su rostro sintió una profunda tristeza.

La Asociación de Comerciantes Británicos de Benidorm denunció el episodio y comenzó una colecta para borrar el tatuaje de la frente del indigente de origen polaco. El grupo de jóvenes llevó a la víctima a un centro de tatuajes para llevar adelante su "broma" de pésimo gusto.

El tatuaje no pudo ser completado debido al "fuerte dolor que le estaba causando" al indigente. Se logra leer en su frente "Jamie Blake, North Shields, N28". Matuszewski señaló que espera que "el karma vuelva a ellos, él y el tipo que hizo el tatuaje". Según medios españoles, gastó casi la totalidad de los 100 euros en comida y alcohol, mientras que los últimos 17 euros que tenía en su haber se los robaron mientras dormía en una playa de la ciudad.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry