Ya se encuentra en el país el presidente español, quien viene acompañado de 70 empresarios.
Ya se encuentra en el país el presidente español, quien viene acompañado de 70 empresarios.

El presidente argentino Mauricio Macri y su par español Mariano Rajoy intentarán este martes relanzar la relación económica entre ambos países con la mira puesta en YPF y el mercado de la telefonía. El encuentro se comenzó a las 8.30 en el Hotel Alvear Icon, de Puerto Madero, en un evento organizado por la Embajada de España.

Está prevista una apertura a cargo del embajador español en el país, Javier Santodomingo; con intervenciones de la secretaria de Estado de Comercio de España, María Poncela, del jefe de Gabinete argentino, Marcos Peña, y del propio Rajoy.

Al mediodía comenzaron las sesiones plenarias en las que disertarán los ministros Francisco Cabrera y Guillermo Dietrich; y el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Horacio Reyser; entre otros.

La agenda anuncia seminarios orientados a las “oportunidades” en los sectores energético, acuífero y transportista. Para el miércoles 11 de abril están previstas ruedas de negocios.

La llegada del dirigente español tiene además una arista política pero la agenda económica se tratará mañana en Puerto Madero. La comitiva está integrada además por al menos 70 empresarios ibéricos que intentarán aumentar el flujo de los negocios con el país.

La relación comercial bilateral sufrió algunos cortocircuitos durante los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. Esas dos administraciones pusieron sobre el tapete las polémicas privatizaciones de Aerolíneas Argentinas, primero por Iberia y después por el grupo económico Marsans, entre otros negocios.

Con la llegada de Mauricio Macri al poder en diciembre de 2015 la relación cobró un fuerte impulso. El gobierno argentino espera que la llegada de Rajoy y los empresarios españoles sirva de trampolín para potenciar la relación.

Después de Estados Unidos, España es el principal inversor extranjero en el país aunque la acción de empresas ibéricas en este mercado sigue siendo eje ásperas críticas.

Fuente: Tiempo Argentino


COMPARTIR