Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 continúan sacudidos por la situación que atraviesa Simone Biles, la estrella de la gimnasia mundial, quien decidió abandonar la prueba por equipos después de realizar su primer salto para preservar su salud mental, según ella misma explicó.

Biles, de 24 años, quien después también decidió no competir en la final individual de All Around, volvió a expresarse, ahora a través de sus redes sociales. Agradeció el apoyo que recibió en las últimas horas.

La gimnasta estadounidense agradeció el cariño recibido desde que anunció su retirada de, hasta ahora, dos finales de los Juegos de Tokio. "El torrente de amor y de apoyo que he recibido me ha hecho darme cuenta de que soy más que mis resultados y mi gimnasia, lo que nunca creí antes de verdad", escribió en su cuenta de twitter.

Biles, dominadora absoluta de la gimnasia mundial desde el año 2013 y quien oficialmente todavía no está afuera de las finales por aparato, hizo en Tokio un llamado "a proteger el cuerpo y la mente" de los deportistas.

Además del mensaje que escribió en su cuenta de twitter, la atleta compartió un crudo posteo en el que se menciona todas las situaciones complejas que atravesó a lo largo de su vida.

Biles compartió una publicación de Brandon Marino, actor y ex luchador profesional, quien subió a sus redes una carta que escribió Andrea Orris, una entrenadora, titulada De una amiga gimnasta sobre Simone Biles.


La carta completa de Andrea Orris

Me frustra tanto ver comentarios sobre que Simone Biles no es lo suficientemente fuerte mentalmente o sobre la renuncia a estar con su equipo. Estamos hablando de la misma niña que fue abusada sexualmente por el “médico” de su equipo durante toda su niñez y adolescencia, ganó el título del Campeonato Mundial mientras sufría por una piedra real, que sometió su cuerpo a un año adicional de entrenamiento por la pandemia, que agregó mucha dificultad a sus rutinas que los jueces, literalmente, no saben cómo calificar adecuadamente porque sus habilidades están muy adelantadas a su tiempo e innumerables obstáculos más que quizás ni siquiera sepamos.

Todo esto mientras mantiene sus responsabilidades con sus acuerdos de patrocinio, los medios de comunicación, las relaciones personales, etc. Y algunas personas todavía pueden decir honestamente: “Simone Biles es blanda. Ella abandona”. Esa niña ha soportado más trauma a la edad de 24 años de lo que la mayoría de la gente pasará en su vida.

Para los no gimnastas que no entienden, el hecho de que ella se resistió en el aire y accidentalmente hizo un 1,5 en su primer salto en lugar de un 2,5 es un buen trato. Es aterrador. Ella podría haber resultado gravemente herida al perderse en el aire de esa manera. El hecho de que de alguna manera aterrizara sobre sus pies muestra su experiencia y es increíble. El margen de error en una habilidad como esa es increíblemente bajo. Un movimiento en falso muy pequeño y el final de la carrera o, lo que es peor, pueden ocurrir lesiones potencialmente mortales.

Después del historial de todo lo que ha superado, el hecho de que se haya salido de la competencia por sus propios méritos significa que lo que sea con lo que esté lidiando internamente debe ser insuperable y debe tomarse en serio. A pesar de lo que ella pueda/elija articular al público en las entrevistas, nunca sabremos o entenderemos completamente sus elecciones y luchas personales.

Ella merece respeto. Ella merece compasión. Ella no merece que se dicte ningún juicio. Número 1, porque es un ser humano. Y número 2, por todo lo que ha hecho por el deporte. Además de todo lo que ha tenido que soportar debido a este deporte y la broma de una organización que protegió a su depredador en lugar de ella y sus compañeros de equipo durante años”.


COMPARTIR