Los goles convertidos en la Reserva, le posibilitaron al delantero llegar al primer equipo.
Los goles convertidos en la Reserva, le posibilitaron al delantero llegar al primer equipo.

Afortunadamente, el Chaco continúa generando talentos que pueden llegar a lo más alto del fútbol de nuestro país y ejemplo de ello es Pabl Gastón Gerzel, un joven de 20 años nacido en Resistencia y que los últimos días logró lo que es un sueño para la mitad más uno de los argentinos: firmar su primer contrato profesional nada menos que con Boca Juniors.

Gerzel forma parte de las divisiones de Boca desde el 2010, tras ser seleccionado por el club auriazul luego de un torneo infantil en el que participó vistiendo los colores de Sarmiento. Durante el 2019, y lo que se pudo jugar de 2020, Pablo fue una pieza clave del equipo titular de la Reserva, convirtiendo varios goles en su posición natural como delantero wing.

Nacido en el barrio de Villa Barberán, el chaqueño fue uno de los tantos jugadores de Boca que contrajo coronavirus cuando comenzaron los entrenamientos y por ello no integró la delegación que en la jornada de ayer disputó su partido en Paraguay, ante Libertad.

Miguel Ángel Russo demostró siempre ser un DT que le da espacio y rodaje a los juveniles del club donde esté. Y bajo esta coyuntura mundial que estamos viviendo, se podrá ver lo mismo en Boca. Es por eso que muchos pibes firmaron sus primeros contratos durante la cuarentena, como lo hizo Agustín Sandez el pasado lunes. Y siguieron el propio Pablo Gerzel y otros dos chicos: Renzo Giampaoli y Juan Ignacio Baiardino.

Gerzel, de 20 años, es un extremo zurdo muy habilidoso que llegó al club en el 2010. El chaqueño volvió el año pasado a la actividad luego de tener unas lesiones que lo marginaron de las canchas. Y lo hizo de gran manera: se afianzó en la Reserva marcando goles, se convirtió en una de las figuras y eso le valió ya estar en la lista de la Libertadores antes de la pandemia.

Por su parte, Giampaoli es central (generalmente por la derecha, aunque jugó por izquierda cuando fue necesario) y capitán de la Reserva, algo que ya dice mucho. Nació en Santa Fe y está en el club desde el 2015.

Y por último está Baiardino, quizás el menos conocido. El delantero, que puede jugar tanto por afuera como por adentro, fue titular en un par de partidos en la Reserva de Sebastián Battaglia jugando por detrás de los dos delanteros.


COMPARTIR