Uno de los objetivos de “La Fábrica” es favorecer los procesos de participación, producción, gestión; formación, circulación, promoción e incentivo a la creación de los hacedores teatrales y culturales.
Uno de los objetivos de “La Fábrica” es favorecer los procesos de participación, producción, gestión; formación, circulación, promoción e incentivo a la creación de los hacedores teatrales y culturales.

Ayer se celebró el Día de la Cultura Chaqueña, en homenaje a la generación del  ’37 integrada por un grupo de hombres de la “Peña de los Bagres” y quienes fueron los creadores del  Ateneo Cultural del Chaco, representación del espíritu en el plano artístico y científico, en el entonces Territorio Nacional del Chaco, con el interés de promover las ciencias y las artes.

Desde la Asociación Civil La Fabrica Cultural, colectivo de gestión cultural, integrada por Gestores culturales, artistas, profesionales de la cultura y vecinos, comprometidos con un proyecto de gestión asociada en Puerto Tirol, contaron que tienen la visión como espacio cultural “de favorecer los procesos de participación, producción, gestión; formación, circulación,  promoción e incentivo a la creación de los hacedores teatrales y culturales  de la provincia, como así también poder abarcar a las distintas disciplinas y sus espacios de producción destinadas al  público de la comunidad de Puerto Tirol y de todo el Chaco, entendiendo que el teatro y el arte en general, inciden en el desarrollo sociocultural de nuestras comunidades”.

Importante aporte

Aníbal Friedrich y Andrea Álvarez Gamarra contaron que “Desde la  “Fabrica Cultural” nos proponemos darle continuidad a  esa historia industrial que tiene la localidad, entender a la Fabrica  como una de las principales vías de la configuración de la identidad, donde también emergieron dinámicas de acción asociadas a la producción, circulación y consumo de bienes simbólicos antes impensadas, que resignificaron el espacio de la “fábrica” como tal, en donde cultura, arte y producción de bienes materiales confluyen en un mismo lugar. Entendemos a la cultura, desde una dimensión compleja, dinámica, movediza,  nos quedaremos con la que nos plantea García Canclini “La cultura como proceso, que abarca el conjunto de los procesos sociales de significación, o, de un modo más complejo, la cultura abarca el conjunto de procesos sociales de producción, reproducción, circulación, consumo y transformación de la significación en la vida social”  veremos a la cultura como esta instancia donde cada grupo  constituido, organiza su identidad, la cultura vista como una instancia simbólica y de reproducción y además de todo, como generadora de espacios de encuentros, allí es donde se produce el dialogo, recreando aquella fogata en la cueva donde a través de sombras, el ser humano comenzaba a comunicar, a narrar una historia”.

“Es aquí donde queremos comenzar a narrar, crear, recrear y resignificar nuevos escenarios de disputas y convivencia. Toda esta acción está pensada para llevar a cabo en y desde  el territorio elegido dentro del barrio Las 80 Viviendas, que cuenta con varios comercios, artesanos, artistas, gestores.

A través de las diferentes líneas de acción queremos  generar la vinculación con la comunidad, pero sin dudas el eje de Extensión Comunitaria, consideramos  primordial para la generación de estos espacios de convivencia, para que la comunidad  pueda re-conocerse y ayudarse en problemas comunes, a través de reuniones vecinales,  ofreciendo la sala como un espacio de encuentros, a través de la transmisión de una receta de comida, o bien realizando un taller artístico, en el que  los vecinos del barrio puedan compartir información y experiencias, en un ambiente seguro”.

“Nuestras acciones estarán dirigidas a toda la población, a través de los lenguajes artísticos y diferentes propuestas socioculturales. Nuestro desafío es generar espacios de participación para la concreción  de  proyectos comunitarios, abordaremos el arte como herramienta movilizadora y transmisora,  porque consideramos que es una forma eficaz de abordaje en promoción de valores, hábitos, costumbres, tomando al sujeto en su totalidad. No dejaremos de lado a los adultos mayores que con su  historia aportaran relatos, procesos que se fueron dando en la comunidad y que hoy no se realizan, son ellos parte fundamental en este proceso de Laboratorio de Convivencia.

Por lo valioso que consideramos esta comunidad, destacando las  potencialidades de sus  hacedores culturales, es el motor central por el cual consideramos la importancia de que Puerto Tirol, pueda contar con un espacio así, que se  convierta en el  espacio de participación, escucha y dialogo permanente entre todos los actores involucrados, sumado al potencial que tienen las artes  en la generación de  propuestas y acciones en vista a la mejoras de la convivencia social.

Un espacio donde convivan las diferentes culturas, Chámame, el Muralismo, el carnaval y lo religioso, generando así un lugar donde quede reflejado esta identidad definida por la comunidad, aspiramos entre todos a construir un espacio para vivir nuevas  emociones”.

“Agradecemos especialmente al Instituto Nacional del Teatro a través de su director ejecutivo, Gustavo Uano; al representante regional Jorge Frete; al representante provincial, Guillermo Elordi y al presidente del Poder Legislativo del Chaco, diputado Hugo Sager. Asimismo a todos los artistas y hacedores culturales que acompañan y sumaron su aporte para la concreción de este sueño que es la casa de la Fábrica Cultural”.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry