Representantes de Argentina entre los ganadores del Desafío Google.
Representantes de Argentina entre los ganadores del Desafío Google.

Google creó el Desafío Google.org América Latina, una competencia para permitirle a este tipo de ONGs poder aplicar y contar qué problemas están tratando de resolver y cómo lo harían. Fueron más de 2.300 proyectos que se postularon. De esos quedaron solo unas decenas preseleccionados y pasaron a la final cinco: Ecoinclusión de Argentina, Sin Fronteras de México, Red de Alimentos de Chile, Patrulla Aérea Civil de Colombia, y Movimiento Peruanos Sin Agua de Perú.

"Nuestra misión es organizar la información que existe en el mundo y hacerla accesible y vimos que en America Latina hay una gran posibilidad de generar impacto en proyectos relacionados a la tecnología y la innovación”, explicó Adriana Noreña, vicepresidenta de Google para Hispanoamérica.

Está claro que a algunas regiones del planeta, justamente como América Latina, les hacen falta más ayuda que otras. "Nuestras naciones necesitan más ayuda social para generar trabajo y oportunidades. Con esto buscamos traer ese brazo filantrópico que es Google.org para resolver esos problemas que afectan a la sociedad”, agregó.

El jueves se celebró en la Ciudad de México la final de la competencia y el primer lugar se lo llevó Ecoinclusión, una ONG argentina que fabrica ladrillos a partir de plástico reciclado. Con 20 botellas mezcladas con cemento crean un ladrillo que es igual a los convencionales y tienen las mismas características de seguridad. La gran diferencia es que no tiene un impacto negativo para el medio ambiente.

Al consagrarse como ganadores se hicieron de un premio de US$600.000 que les permitirá expandir su proyecto no solo a la Argentina, sino también a otros países.

"Veníamos con ganas de ganar, pero veíamos a otros proyectos más grandes, con más años de trabajo y nosotros éramos los más chicos y más nuevos y no esperábamos hacerlo", comentó el cordobés de 27 años Fabián Saieg, Co-fundador de Ecoinclusión, que creó el proyecto hace tres años junto a Leo Lima, de 28, y Leandro Míguez, de 27.

"Estamos cansados de ver éstas botellas en los ríos y los mares que afectan a la sociedad y sobre todo a las familias", co-fundador de Ecoinclusión

La presentación de Saieg empezó con una frase certera: ”¿Alguna vez imaginaron que con este desecho podíamos crear una vivienda?”. Ellos sí y decidieron llevar a cabo su idea que hoy podrán extrapolar al máximo gracias a la inyección de dinero que le dio Google. "Estamos cansados de ver éstas botellas en los ríos y los mares que afectan a la sociedad y sobre todo a las familias”, continuó.

En Latinoamérica hay 15 millones de familias que tienen viviendas precarias y se ven afectadas directamente por los basurales. "Ningún país de la región procesa más del 15% de la basura que genera", explicó durante la presentación. "Por esto decidimos entrar en acción, ponernos en marcha y producir estos ladrillos ecológicos a base de botellas. Acá adentro hay 20 botellas plásticas”, dijo señalando un ladrillo construido por ellos mismos.

 

El proceso de fabricación

Pero no se quedan con la fabricación, sino que quieren generar un impacto social. Todos los ladrillos que hacen los destinan a la creación de viviendas dignas. "Queremos fortalecer este proceso y expandirlo a toda Latinoamérica”, dijo.

"Desde el día que salimos seleccionados nos llamaron de un montón de lugares y estamos trabajando en armar la planta modelo en Córdoba en la cual se tratarán 15 mil toneladas por mes de plástico. A ese modelo, que lo vamos a estandarizar y vamos a buscar aliados para reproducirlos en otros lados”, le dijo Fabián a minutouno.com.

Quizás ahora puedan empezar a dedicarse 100% al proyecto de Ecoinclusión, ya que los tres jóvenes tenían otros trabajos que, como explicaron, eran “para pagar el alquiler”. “Desde que empezamos que nos queríamos dedicar al 100% a esto”, dijo todavía emocionado.

Había cinco proyectos que pasaron el primer filtro y ganaron en sus respectivos países y en el Desafío Google.org fueron elegidos tres. El segundo lugar se lo llevó la ONG Movimiento Peruanos Sin Agua, que crearon un sistema que permite recolectar agua capturando la neblina que hay en el aire en regiones secas. Ellos recibirán en total US$500.000 para poder expandirse no solo en Perú, sino también en otras regiones.

El sistema que se encarga de atrapar la niebla básico cuesta alrededor de US$200 y con él se generan hasta 400 litros de agua diarios. Es increíblemente barato para el resultado obtenido.

El tercer puesto fue para la ONG colombiana Patrulla Aérea Civil que ganó un total de US$450.000. El proyecto, que tiene más de 50 años, se encarga de llevar atención médica y quirúrgica a zonas vulnerables, de difícil acceso y sin hospitales.

Hay personas que fueron atendidas por ellos que nunca en su vida habían accedido a un tratamiento médico. Se encargan desde hacerles la revisión, operarlos si es necesario o darle los medicamentos de todo el tratamiento.

Finalmente, los dos proyectos restantes, Corporación Red de Alimentos, de Chile, y Sin Fronteras, de México, que no salieron ganadores en esta fase, recibieron US$300.000. El primero se encarga de estar en contacto con corporaciones como supermercados para poder acceder a comida que se va a desperdiciar y llevarla a personas necesitadas. El segundo creará una webapp para que migrantes puedan tener acceso rápido y seguro de toda la información necesaria de sus derechos.

"Vemos esto como el comienzo de la relación. Vamos a enseñar sus ideas y exportarlas al mundo”, dijo Jacquelline Fuller, la presidenta de Google.org, la pata filantrópica que se encarga de apoyar proyectos que tienen el fin de mejorar el mundo.

"Algunos de estos problemas, como el agua limpia o el desperdicio de alimentos los venimos teniendo hace mucho tiempo. Necesitamos nuevas soluciones, necesitamos personas que traigan innovación”, agregó Fuller en relación al uso de la tecnología para resolver problemáticas sociales.

Fuente: Minuto1


COMPARTIR