Sin lugar a dudas se trató del peor cumpleaños para Kelsey Salmon, una mujer estadounidense que fue al salón de belleza a colocarse pestañas postizas y salió sin un párpado.

Durante ese tratamiento, el perro chihuahua del lugar le saltó encima y le mordió la cara.

Según contó la joven, el salón de belleza al que solía ir en Georgia no podía atenderla cuando ella necesitaba el turno y, como además planeaba irse de vacaciones a Hawái, buscó una alternativa.

A través de Instagram, Salmon encontró a otra persona que podía colocarle las pestañas y fue al lugar.

No le molestó la presencia del chihuahua de un empleado. "Yo me había acostado en el sillón de la estilista para comenzar la sesión de extensión de pestañas y el perro estaba al lado. Lo acaricié y no hubo ningún problema", afirmó.

De acuerdo con Kelsey, cuando la estilista terminó, "yo me incorporé, pero el accidente sucedió tan rápido que no tuve tiempo de retroceder".

"El perro se abalanzó sobre mí, me mordió en la cara y me rompió el párpado", relató.

Y añadió: "En ese momento no sabía donde me había mordido específicamente. Había sangre por todas partes".

"Mi párpado estaba en el suelo, y la chica lo recogió. Me miré a mí misma en mi cámara frontal del celular, y ahí enloquecí. Tengo mucha suerte de que el animal no me haya mordido en el ojo propiamente dicho, porque eso podría haber sido mil veces peor", dijo Salmon.

La mujer debió someterse a una cirugía para que le volvieran a unir el párpado.

En su cuenta de la red social TikTok mostró fotos y videos del antes y el después del hecho.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry