Felices Sofía y Gastón en su recorrida por Australia.
Felices Sofía y Gastón en su recorrida por Australia.

Por Jorge Gil

Esta parejita de chaqueños decidió irse el año pasado a conocer el mundo, mientras realizan distintos trabajos temporarios en cada uno de los lugares visitados. Primera parada en Australia. Faena dura en la cosecha de bananas, labor de mozos y de mucamos, preparación de tragos, son algunas de las tareas en que se desenvolvieron. Y en el ínterin incorporan otras culturas, visitan lugares maravillosos, playas paradisíacas y bellos paisajes en la profundidad del mar, disfrutando del día a día.

 

Las nuevas generaciones sueñan con proyectos diferentes a los que hubieran soñado sus antecesores. Antes era trabajar para adquirir un auto e ir por una casa. Y conformar rápidamente una familia para tener hijos. La expectativa de vida se fue alargando con el paso de los años, gracias a la medicina. Y ahora, podríamos decir que los jóvenes, o la mayoría de ellos sueñan con viajar y conocer el mundo como tema prioritario, relegando otros temas “más serios”. No es fácil, o sí. Quizás sea sólo una cuestión de decisión.

Los chaqueños que encontramos hoy en Pourt Douglas, Sofía (Schanton) y Gastón (Liotta), lo venían pensando desde hace mucho tiempo y no les costó nada decidirse. Ella, flamante ingeniera química, recién recibida; él, comunicador social, con alguna experiencia laboral. Armaron los petates y se fueron. Hacen trabajos temporarios desde noviembre del año pasado y mientras tanto recorren las paradisíacas playas de Australia. Es sólo el comienzo de un largo itinerario previsto.

- En la plenitud de la edad, recién recibidos, se fueron a Australia. Hola Gastón, hola Sofía: ¿Cómo están?

Sofía: Bien, bien. Sí, me recibí de ingeniera química el 8 de noviembre de 2019 y el 23 de noviembre salía el vuelo desde Asunción.

- ¿No recibiste el título?

Sofía: No, no. Dejé el trámite iniciado.

Gastón: Yo me recibí en 2015, estuve viajando un poco. Estudié en Buenos Aires. Y me llegó el título en 2017, pero yo ya estaba trabajando en Resistencia cuando decidimos esto.

- Cuéntenme un poquito cómo surge esta decisión de irse a Australia

Sofía: Cuando estaba en el secundario había ido de intercambio a Nueva Zelanda y había escuchado sobre las visas de trabajo. Y siempre tenía la idea de volver. Después lo conocí a Gastón. Él había estado viajando seis meses por Sudamérica y cuando volvió, nos pusimos de novios y tenía la misma idea. Ir a otro país a vivir. Hacer otra experiencia. Fuimos investigando y apareció Australia, que para sacar la visa con el pasaporte argentino es mucho más fácil. Es un poco más caro, porque hay que rendir un examen de inglés, pero es más fácil si tenés estudios universitarios. Y nos cerró por ahí. Después empezamos a leer un poco más. Y a nosotros no nos gusta mucho el frio y nueva Zelanda es más frío y Australia es todo playa. Así que nos cerró por ahí.

Gastón: La visa de Nueva Zelanda se agotaba muy rápido, era muy requerida. Y realmente era una lotería. Y nosotros queríamos irnos el año pasado, aunque sea a fin de año, ni bien Sofi se recibía. Porque las visas tienen como requisito la edad; y yo ya iba a cumplir 30 años, que era el plazo de las becas Working Holiday. Y como son visas de un año, era bueno poder sacarlas con tiempo y aprovechar para conocer estos países que son muy lindos y tienen tanto para recorrer.

- Y cuando sacaron la visa. ¿pensaron en un viaje para siempre?

Sofía: La verdad es que la decisión definitiva no la tenemos. La vamos a ir tomando en el tiempo.  Cuando comenzamos, medio que pensábamos ‘nos gusta esto y queremos vivir así toda la vida’. Ahora, con esto del covid y que nuestros familiares no pueden venir para acá y nosotros tampoco podemos volver, comenzamos a pensar un poco… …y se extraña. Pero creo que lo vamos a ir averiguando durante el viaje. Nosotros acá en Australia tenemos visa hasta noviembre de 2021. Así que probablemente nos quedaremos por acá y después veremos.

Gastón: Por ahí es difícil. Más en este contexto de incertidumbre que hay en todo el mundo. No sabemos. Lo que sabemos es que tenemos una visa que es temporaria. Con fecha de vencimiento. Después puede haber opciones de renovación o no. No es tan fácil. Y nosotros tampoco estamos ciento por ciento seguros de que hemos encontrado nuestro lugar en el mundo y queremos vivir acá para siempre. Hay muchos otros lugares para recorrer y siempre está la opción de volver al lugar en que están nuestros seres queridos, de donde somos.

- ¿Es decir que la idea podría ser seguir viajando?

Sofía: Sí, sí. Tenemos varios planes de viajes antes de emprender la vuelta definitiva.

Gastón: Sí, por la diferencia de cambio, queremos aprovechar para conocer el sudoeste asiático que queda relativamente cerca. Y estando con trabajo en Australia te queda también relativamente barato como para recorrer algunos países que también son muy lindos y muy interesantes.

- Ustedes están con trabajo temporario. ¿No averiguaron en la rama en la que se perfeccionaron?

Sofía: No, porque nuestra idea era para esta época estar apuntando a eso; con el inglés un poco más afilado. Pero con el covid, si bien está funcionando el país, todo está un poco parado. Y nosotros estamos escapándole al virus y al frío en el medio. Sídney, Melbourne están con casos de coronavirus. Melbourne está con un rebrote importante; y la ciudad grande que está más cerca de acá, está con algunos casos. Entonces es como que tampoco nos queremos arriesgar.

Gastón: Tampoco hay tanta contratación de jóvenes profesionales para empresas como había en situaciones normales, sin el virus; y por supuesto que la mayoría de esos trabajos existe en las grandes ciudades. Nosotros estamos en un pueblito bien a la costa este de Australia que se llama Port Douglas y es netamente turístico. Acá, mucha empresa que contrate ingeniera química recién recibida no hay. Por ahí podría haber algo en una ciudad grande que hay acá cerca que se llama Kearns. Yo apliqué (para trabajar), pero tampoco se dio porque los trabajos profesionales te piden cierta seguridad respecto del tiempo vas a estar. Y la visa no ayuda tanto a demostrar que realmente queremos ese trabajo durante un tiempo largo.

- Agarraron todo el período de las distintas facetas del covid.

Sofía: Nosotros agarramos todo (se ríe), los incendios y todas las etapas del covid. Todo lo pasamos acá. Cuando arrancamos estábamos viviendo en Caloundra, cerca de Brisbane. Y nosotros estábamos mudándonos para hacer un trabajo de farms(*) para que nos otorguen el segundo año de visa. Llegamos un lunes a la farm y a la semana siguiente Australia cierra todo por covid. A nosotros no nos afectó porque las farms son consideradas actividades esenciales. Y por eso siempre tuvimos trabajo. Era en un pueblo muy alejado en el que hubo sólo dos casos que fueron aislados inmediatamente. Vivíamos al lado de la farm. En una casa con otros argentinos. Chaqueños también; Maxi Augusto, Agus Derewiki y Marquitos Sánchez. Y pasamos los tres meses ahí. Teníamos trabajo, podíamos ir al supermercado, nunca tuvimos que limpiar las cosas que traíamos del supermercado y andábamos sin barbijos. Casi vida normal. Lo que sí, acá hay muchos lugares que son para recorrer en el auto y no podíamos hacerlo porque no se podía viajar. No fue una cuarentena tan estricta como en la Argentina.

- En que trabajaban

Sofía: En una farms de bananas. Así que fue bastante duro.

Gastón: Arduo…  Pero agradecidos también porque en ese contexto, en ese mismo momento, había un montón de argentinos que venía a trabajar también acá y los hoteles, restaurantes, la gastronomía, bares; todo eso se cerró. Y muchos chicos, de un día para otro, se quedaron sin trabajo, o con muchas horas menos semanales de lo que se puede trabajar cuando todo está normal.

- ¿Y es difícil cosechar bananas?

Sofía: Por suerte no hacíamos la cosecha. Australia trae gente de las islas para hacer eso. Gastón colgaba las bananas con la ayuda de un gancho hidráulico; y yo seleccionaba las bananas y las iba poniendo en cajas.

- ¿Y es sacrificado?

Sofía: Son 8 horas y media por día, de lunes a jueves; y cuatro horas los viernes. Y sí, era sacrificado y muy aburrido en un momento.

Gastón: Es trabajo muy físico. Al principio te duele todo porque no estás acostumbrado. Y cuando le tomás la mano, ya no te duele todo, pero se torna aburrido porque es muy repetitivo.

- ¿Y en qué otras cosas trabajaron?

- Antes de eso conseguimos trabajo de mozos en dos restaurantes distintos. Después fuimos a las farms. Y ahora, en Pourt Douglas, Gastón está trabajando de Bartender(**), en un bar; y yo, en un hotel, de mucama y ayudando en el restaurante del hotel como moza.

- ¿Ahí ya están abiertos los hoteles normalmente?

Gastón: No tan normalmente. Por los rebrotes se volvieron a cerrar en las ciudades grandes. En la capital del Estado en el que estamos, Brisbane, hubo 15 casos, pero se los pudo controlar.

- ¿Cómo es el día a día de ustedes ahí?

Sofía: Me levantó a las 7, desayunamos 7.30 y a la 8 salgo a para mi trabajo. Vuelvo a las 2 y media de la tarde, 3. Tengo 20 minutos en bici (se compró una bici. “Trabajando acá todos los gastos lo podés hacer. No necesitás mucho tiempo de ahorro”). Vuelvo y almorzamos. Nosotros mantenemos los horarios argentinos en este momento.

Gastón: Yo a la mañana hago algunas cosas con la compu, voy a la playa. Estoy libre. Hago algún trámite. Hay una pileta acá en el complejo donde vivimos, es decir que puedo estar en la pileta o me junto con algún amigo. Almorzamos juntos, tratamos de esperarnos. Dormimos la siesta; hacemos la siestita chaqueña siempre que se puede. Y entro a trabajar a las 5.30, 6 de la tarde, hasta las 10 de la noche, más o menos. Ahora estoy haciendo pocas horas.

 - ¿Se gana bien?

Sofía: Sí, se gana bien. Se gasta mucho también. Es caro. Pero se gana muy bien.

- ¿Cómo se paga y cuánto? Aproximadamente

Sofía: A nosotros nos pagan por hora. Él cobra todas las semanas y yo cobro cada dos semanas. A mí me pagan 26 dólares australianos la hora (serían unos 18 dólares norteamericanos). Y depende como está el turismo es cuantas horas te dan. Hay semanas que trabajás 35 y otras 25 o 15.

Gastón: Sí. Vas al lugar y si hay mucha gente por ahí te quedas hasta el cierre y hacés varias horas. Y si no hay nadie te mandan a la casa las 3 horas.

- ¿Les dio el tiempo para recorrer algo?

- Antes de que arranque todo. La ruta que hicimos, desde el primer lugar en que vivimos hasta la farm. Es toda la costa este de Australia que es hermosa. Así que ahí viajamos una semana recorrimos toda la zona.

Gastón: 1500 kilómetro hicimos, frenando, tranquilos. Y fuimos parando en cuatro o cinco puntos

- ¿Lo hicieron con lo que fueron ahorrando de lo que trabajaron?

 Gastón: Sí. Eso fue después de los primeros meses que ya habíamos trabajado acá en Australia.

- ¿Y ahora viven solos o acompañados?

Gastón:  Estamos en una casita funcional. Para tres o cuatro personas. Hoy se fue nuestra compañera de casa para cumplir su trabajo de farms y extender la visa por un año más. Y mañana tenemos una nueva compañera de casa, también argentina.

- ¿Hay muchos argentinos con trabajo temporario?

Gastón:  Hay de todo. En el pueblito donde estamos hay muchos argentinos, chilenos y españoles. Para todos los trabajos temporarios hay italianos, ingleses y uruguayos por acá. En otros lugares hay colombianos y brasileros.

- ¿Y ustedes están frente a la playa?

Gastón: Sí. Estamos en un pueblito playero.

- Los vi haciendo buceo.

Sofía: Eso fue hace dos semanas. Fuimos a la Gran Barrera de Coral (***). Estuvo increíble. Nos tocó un día genial. Súper soleado, sin viento y el mar estaba calmo. Hicimos buceo. Los dos somos buzos certificados. Primero bajamos hasta 18 metros, después hasta 16 y el finalmente a 14.

- Re bien, bien profundo.

Sofía: Sí.

- ¿Sintieron alguna molestia?

Sofía: Nada. Encima, era tan transparente el agua, que estábamos a doce metros de profundidad y parecía que estábamos a dos metros. Nosotros llevábamos un reloj que marca la profundidad y mirabas el reloj y no podías creer lo profundo que estabas, a 18 metros.

Gastón: No es una excursión muy barata, pero vale la pena. Porque es uno de los lugares más lindos. Es un lugar único en el mundo. Está lleno de vida marina. Y esa era una de las razones por la que estamos viviendo en este pueblito. Nos sacamos las ganas.

- ¿Y qué vieron ahí?

Gastón: Vimos de todo.

Sofía: Vimos muchos corales, vimos a “Nemo” (se refiere al pez de colores intensos que le dio nombre a la famosa película). Vimos tres tiburones (Aclara que no son tiburones agresivos). Y pudimos nadar tranquilos.

- ¿Y en la playa donde están hay tiburones?

Gastón: Acá también hay tiburones. Pero no son los tiburones peligrosos. Acá los peligrosos son los cocodrilos y las medusas. La gente puede entrar al mar, pero no permanecer tanto tiempo nadando o quedarse tranquilo. En esta época ya hay carteles avisando que comienza la temporada de primavera verano y que hay que tener cuidados.

- ¿Y qué extrañan de Argentina?

Gastón: La familia, los amigos, las juntadas, los asados.

- ¿Ahí tienen algún tipo de vida nocturna?

Sofía: Estuvo todo parado. Abren los bares, pero no se puede bailar, boliche no hay. Los fines de semana, con toda la gente (extranjera) que está acá vamos a la playa, y hacemos un fogón. Llevamos un parlante y ponemos un poco de música.

Gastón: Van también de otros países. De todas las nacionalidades. Van los latinos, que tenemos esta cultura de quedarnos hasta más tarde. Los australianos son diferentes. Por ejemplo, mi trabajo es de bartender y termina a las 10 de la noche. Acá se cena a las 6 de la tarde, yo termino a las 10 y puedo estar a las 12 en la playa.

- ¿Cuál es el futuro inmediato para ustedes?

Sofía: Quedarnos acá hasta fines de septiembre, principios de octubre. Sabemos que queremos arrancar hacia el sur. Queríamos hacer temporada en Sidney, pero es como que está medio complicado con el virus. No podemos planear nada porque no sabemos qué puede pasar

Gastón: Ir a Sidney sería ideal. Sería cambiar de Estado y por ahí cambian las reglas también. Tenemos contactos con algunos amigos para ir a Brisbane. Por suerte hay opciones, pero hay que ver qué pasa con toda esta situación del virus, porque de eso dependen los trabajos a los que podemos acceder.

¿La seguridad cómo es ahí?

Sofía: Es súper seguro. Por ahí lo único que escuchamos es que roban bicicletas. Yo a veces voy a la playa y me quiero volver a las 3 de la mañana con una amiga porque Gastón se quiere quedar y me vuelvo sola, caminando; y no pasa nada.

Gastón: Podés andar de noche tranquilamente, podes dormir con la puerta abierta de tu casa, si querés. No hay alarmas. No conocemos casos de inseguridad. Seguramente en las grandes ciudades debe haber algo más. Pero no que nosotros sepamos. Australia es muy segura, en general.

- ¿Piensan en una familia, en hijos o ni se les pasan por la cabeza esas cosas?

Sofía:  Sí. Queremos tener hijos. Eso sabemos. No sabemos bien cuándo, pero sí.

Gastón:

- No tienen plazos, ni tiempo, ni lugar…

Gastón: No, porque creemos que será más adelante. Después de algunos recorridos, de hacer algunas experiencias, de terminar lo que nos queda de visa en Australia y decidir si seguimos viajando, si nos establecemos en algún lugar; si agarramos otra visa en otro país… -…Realmente, suena repetitivo, pero insisto en que está todo muy raro. Antes decíamos ‘se te termina la visa en Australia y sacamos otra visa en Nueva Zelanda y después nos vamos a conocer el sudoeste asiático; y después vamos a poder tomar un vuelo al país, a la Argentina’. Y siempre calculando que va a tener trabajo, que va s a poder pagar las cosas y que vas a tener plata. Pero hoy, nada de eso está tan firme como para poder calcularlo todo.

- ¿Y qué mensaje les dan los papás?

Sofía. En este momento todos nos dijeron que no volvamos.

Gastón: Sabemos que la situación en Argentina está difícil, que está muy complicado todo; que fue una cuarentena larga de la que se está recién saliendo. Y que por ahí, sin saberlo, fue un muy buen momento en el que nos fuimos. Y que si esperábamos un poco, quizás no podíamos irnos como les pasó a muchos. Desde ese punto de vista están muy contentos. Siempre nos apoyaron en la idea de viajar, de conocer, de sumar experiencias. El balance sería que están contentos con lo que estamos haciendo. Y sobre todo con que estemos bien. Y nosotros es lo que tratamos de transmitir. Estamos muy agradecidos por lo que estamos haciendo y con lo que tenemos, porque sabemos que hay otra gente de nuestra edad, algunos más chicos y otros más grandes, que no la están pasando bien; que tenían planes y que no pudieron cumplir sus expectativas.

- ¿Conocen la Argentina los australianos?

Sofía: La mayoría no. Pero los que conocen o saben, van a la Argentina para conocer la Antártida.

- La zona de hielo glaciar Perito Moreno…

Sofía: Todo el sur. Hay un barco que sale de Tierra del Fuego y va hasta la Antártida.

Gastón: Un chofer de colectivo, muy simpático, con muy buena onda, cuando le dijimos que éramos argentinos, no dijo: “Ahhh, Gabriela Sabatini”. ‘Mirá vos’, pensé. Es que sí, Gabriela Sabatini tuvo un muy buen paso por Melbourne, acá.

- ¿Qué mensaje dejarían para la gente de acá?

Sofía: Para nuestro familiares y amigos, que los queremos mucho. Que estamos esperando ansiosos el reencuentro. Y para la gente que está dudando en si irse o no; o en hacer una experiencia afuera del país, que lo hagan. El momento es hoy o fue ayer. Aprendés un montón. Y después que vean cómo siguen, pero que no se queden con las ganas.

Gastón: Por ahí, hoy es el momento de tener paciencia, de aguantar. No es el mejor momento para nadie. Nosotros, a nivel personal y respecto de la familia y los amigos, esperando tener algún reencuentro acá o allá; de visita o permanente; lo que sea. Confiamos en que se va a dar. Para los jóvenes como nosotros que pensaron alguna vez en hacer esto y no se animan; o que dicen ‘que bueno todo lo que cuentan”, les digo que no es fácil, ni barato, ni nada; ni muy sencillo agarrar todo y salirse de la zona de confort y encarar para otro lado, donde no se habla tu mismo idioma, donde vas a tener que trabajar en algo que nunca trabajaste; o que nunca te imaginaste siquiera trabajando. Va s a tener que conocer gente nueva. En lugares donde no tenés contactos. Pero realmente, todo el esfuerzo y la paciencia; si realmente lo que querés es viajar y hacer algo distinto, vale la pena. Es muy reconfortante lo que te da el viaje a cambio. La gente que conocés, las experiencias que lográs, los lugares que podés visitar; la verdad es que está muy bueno, digamos.

Sofía: Vale la pena, sí.

(*)Farms: Granjas. Allí se trabaja para obtener visa de estadía en el país.

(**)Bartender es el que sirve bebidas detrás de una barra en un establecimiento de beber o comer.

(***) La Gran Barrera de Coral, frente a la costa de Queensland en el noreste de Australia, es la especie viviente más grande de la Tierra, visible incluso desde el espacio exterior.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry