El ex presidente Donald Trump regresó al Capitolio por primera vez desde el ataque del 6 de enero de 2021, cuando un grupo de seguidores intentó evitar la asunción de Joe Biden.

Este jueves, el aspirante a un nuevo mandato en la Casa Blanca visitó la sede del Poder Legislativo y mantuvo encuentros con senadores y diputados republicanos.

La presencia de Trump en el Capitolio y en las oficinas de campaña del Partido, envalentonado y firme con su lema de MAGA (Make America Great Again), dieron un nuevo aire de esperanza a los legisladores, que aspiran a que el empresario consiga nuevamente hacerse con la conducción del país, el próximo 5 de noviembre, a pesar de las causas judiciales en su contra.

“Cualquiera que piense que este presidente estaría cabizbajo después del juicio falso, esto solo le dio más energía. Donald Trump está arrasando en esta elección”, declaró Tom Emmer, líder republicano de la Cámara de Representantes.

En total, la visita duró unas dos horas, una con los republicanos de cada cámara, que lo recibieron entre aplausos con un desayuno privado, al canto del “Feliz Cumpleaños”, en la víspera de su celebración por los 78 años, este viernes. También, le obsequiaron un bate de béisbol y una bola del juego anual que se organiza en el Congreso.

Los encuentros se dieron en un marco de comentarios informales y distendidos, preguntas y análisis de temas clave en la agenda del político y su propuesta de plan de Gobierno, como Rusia, la inmigración y los recortes fiscales, entre otros.

Inclusive, bromeó con que sus campañas telefónicas podrían convocar a multitudes más grandes que las de Taylor Swift, quien se mostró en el pasado como una opositora.

“Ha sido un gran encuentro. Hay una unidad tremenda en el Partido Republicano. Queremos fronteras, un Ejército fuerte, ver que el dinero no se malgasta por todo el mundo, no queremos ver barcos rusos justo junto a la costa de Florida, que es lo que hay ahora.

Eso es algo impensable”, dijo al término de las reuniones y describió como “muy preocupante” la situación actual del país.

“Nosotros tenemos sentido común” y haremos a Estados Unidos “grande de nuevo”, sumó.

A su vez, aprovechó para abordar algunos temas que surgirán en la campaña en los próximos meses, como el aborto, que recomendó tratar con gran precaución y “sentido común”

A continuación, destacó el “fantástico” trabajo del presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, quien fue muy cuestionado por algunos de los miembros en el último tiempo.

“El presidente Trump trajo una cantidad extraordinaria de energía, entusiasmo y emoción esta mañana, eso es lo que estamos viendo en el partido, en todo el país, algo está pasando en el país. Nos sentimos bien”, dijo por su parte Johnson, quien agradeció también la gran cantidad de fondos que se han recaudado para su campaña en las últimas semanas.

Asimismo, consultado por la probabilidad de que el candidato respete la transferencia pacífica del poder presidencial el año entrante, sea cual sea el resultado, evitando otro episodio como el del 6 de enero, el líder republicano sostuvo que “desde luego que él lo respeta, igual que todos nosotros, y hemos hablado al respecto hasta el cansancio”.

La visita al Capitolio también dejó cara a cara a Trump y Mitch McConnell, líder del partido en el Senado, por primera vez en años, luego de que este culpara al entonces presidente del “vergonzoso” ataque de “insurrección” contra la sede del Legislativo. No obstante, McConnell aseguró que mantuvieron “una reunión realmente positiva” en la que “tuvimos la oportunidad de hablar, saludarnos varias veces” y en la que le transmitió su apoyo en las elecciones.

Trump se encuentra a la espera de su sentencia, el próximo 11 de julio, en el marco de la causa en la que se lo encontró culpable de realizar pagos a la actriz porno Stormy Daniels durante la campaña electoral de 2016, con el fin de encubrir los encuentros que habían mantenido y que estos no perjudiquen su imagen.

Se trató de la primera vez que un ex presidente estadounidense fue condenado penalmente, aunque ello no se interpone en sus planes de camino a la Casa Blanco. De hecho, el efecto que generó fue todo el contrario.

En menos de 24 horas de que se conociera la definición del jurado de Manhattan, el republicano recaudó USD 34,8 millones, una muestra de que gran parte del electorado adhiere a su postura de que es víctima de una persecución ordenada por el presidente Joe Biden.

“Todos me dijeron ‘este es el caso más ridículo que he visto’ (...) fue manipulado y el juez se prestó a la manipulación”, declaró entonces, pero confió en que “el verdadero veredicto se dará el 5 de noviembre, por el pueblo”

Fuente: Infobae


COMPARTIR