El gobernador del Chaco, Domingo Peppo, brindó esta mañana una conferencia de prensa en Casa de Gobierno para referirse a la causa por supuesto lavado de activos y enriquecimiento ilícito que investiga la justicia federal y que involucraría a varios ex funcionarios provinciales.

El mandatario, que estuvo acompañado por el asesor legal de la Gobernación, Miguel Garrido, aseguró: “Estoy absolutamente convencido de no proteger a nadie. No voy a permitir la corrupción”. Al tiempo que consideró que “la corrupción no pertenece a un partido, a un Estado, sino que hace a la conducta de una persona”.

En esta misma línea, el mandatario provincial consideró que su responsabilidad "es bregar por la transparencia, que he puesto como bandera central de nuestro Gobierno”.

A su vez, dejó en claro su total confianza en la democracia y en el sistema judicial: “Creo en el sistema democrático, es la Justicia quien debe decidir al respecto y tomar las medidas que corresponden”, expresó. Y añadió: “Espero que la Justicia sea rápida en expedirse sobre cuál es la verdad de todo esto".

"Pongo las manos en el fuego por mi familia"

Asimismo, el gobernador enfatizó que sólo tiene plena confianza en su familia: “Puedo poner las manos en el fuego por mí, mi mujer y mis hijas, pero no por los demás porque yo no los conozco. Cada uno debe responder por lo que hace”. No obstante, especificó: “No quiero ser injusto ni prejuzgar”.

Todo el gabinete presentó su renuncia

En otro orden de cosas, Domingo Peppo comunicó que en las últimas horas del jueves mantuvo una reunión con todos los miembros de su Gabinete y todos ellos presentaron esta mañana su renuncia. A su vez, hoy continuará con la ronda de reuniones con los diputados e intendentes. En este sentido, anticipó: “A partir de la semana que viene voy a tomar las medidas sobre cambios y designaciones”.

Peppo también envió un mensaje a la oposición: “Pido a la oposición que se ponga al lado mío. Creo que en sistema democrático y la justicia es la que debe decidir". Al referirse a las últimas declaraciones de la legisladora nacional, Aída Ayala, quien en las últimas horas le solicitó que "diera un paso al costado", el gobernador sostuvo: "Ella será responsable de sus declaraciones, pero evidentemente le falta alguna base de contenido de representatividad del rol que tiene el gobernador".