Rubén Edgardo Marcell se había fugado pero finalmente se entregó. Fue relevado de su cargo como máximo jefe de la Estación Departamental de Escobar. Le encontraron armas de guerra sin registrar y una moto robada con la patente adulterada.

Un comisario mayor de la policía bonaerense quedó detenido este miércoles en el marco de una causa por violencia de género contra su mujer, quien lo denunció por haberla atacado a golpes en la casa que compartían en el partido de Tigre, y en su domicilio se hallaron un arma de guerra sin registrar y una moto robada con patente falsa.

Se trata del comisario Rubén Edgardo Marcell (51), quien además fue desafectado provisoriamente de la fuerza por autoridades de la Auditoría General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires.

Marcell estaba prófugo desde el fin de semana pasado, cuando se denunció el ataque, y se presentó ayer junto a su abogado en la sede de la Unidad Funcional de Instrucción especializada en Violencia de Género de Tigre, a cargo del fiscal Diego Callegari.

El comisario mayor, además de una acusación por violencia de género, enfrenta una imputación por "tenencia ilegal de arma de guerra" ya que se secuestró en su casa un revólver calibre 38 que no estaba registrado, y otra por "encubrimiento triplemente agravado" por tener una moto robada con patente adulterada.


COMPARTIR