El sábado a la madrugada inició la incautación de vehículos cuyos conductores circulaban alcoholizados.

El pasado fin de semana, La Ciudad de Resistencia efectuó diferentes controles generales con el fin de constatar el cumplimento de las ordenanzas vigentes y garantizar seguridad a la comunidad.

En ese contexto, un total de 24 vehículos fueron remolcados al corralón debido a que sus conductores circulaban alcoholizados, detalló el área de prensa de la Dirección General de Tránsito en sus redes sociales.

Así, la Secretaría de Gobierno, a través de las subsecretarías de Tránsito y Control y Fiscalización,  mantuvo un amplio recorrido en la ciudad verificando bares, restaurantes, y eventos clandestinos, además de la incautación de los rodados conducidos por personas que no superaron el test de alcoholemia.

El subsecretario de Tránsito, Matías Breard, insistió con la responsabilidad ciudadana para cumplir con las medidas de seguridad sanitarias.

“Seguimos trabajando en un operativo integral con la Policía del Chaco, con controles de alcoholemia en la semana, intensificando los fines de semana, donde se observa mayor circulación vehicular; también realizamos tareas de prevención en las recepciones señalizado el ingreso, regulando la circulación vehicular para evitar siniestros viales”, destacó.

“Lo que hemos observado es que en la noche del  jueves y madrugada del día  viernes, llevamos  alrededor de 15 vehículos por alcoholemia positiva, y en este sentido queremos pedir a la sociedad que pueda acatar las órdenes previstas por el decreto provincial, teniendo en cuenta que de jueves a domingo está permitido la circulación hasta las 2 de  las mañana.

Aquel que circule fuera de ese horario deberá presentar un permiso otorgado por el sistema online tu gobierno digital; a esto nosotros sumamos un control permanente a fiestas clandestinas y denuncias por ruidos molestos, para desalentar la circulación en la vía pública”, finalizó Breard.

Demás operativos

Por su parte, personal de Inspección General y Bromatología junto al área de Control Acústico Ambiental, efectuaron inspecciones  en resto bares, kioscos y fiestas clandestinas, oportunidad en la que los agentes solicitaron las habilitaciones y supervisaron el cierre de los locales a partir de las 2 de la mañana.

Además, controlaron no exceder la cantidad de personas por metro cuadrado disponible y aspectos relacionados a la seguridad sanitaria.

En total 4 bares fueron multados y un kiosco por ruidos molestos y falta de habilitación. Otro kiosco fue multado por venta de bebidas alcohólicas fuera del horario permitido.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry