Cuando la naturaleza llama, hay que escucharla. O bien atender su llamado lo más urgente posible. Este manifestante que se encontraba en el techo de la Municipalidad de Resistencia no tenía tiempo suficiente para ir a un baño cercano, (porque eso implicaba bajar por las escaleras del edificio y un accidente podría suceder en el camino), por lo que ahí nomas, como si nada, como si estuviese en su casa o custodiado por cuatro paredes, se bajó los pantalones y defecó.

Sí, así como lo leen y lo observan en la imagen, el hombre en cuclillas se despidió de sus heces y se limpió como pudo y con lo que encontró, mientras sus compañeros continuaban su protesta.

El manifestante en cuestión nunca se dio cuenta que el momento quedó registrado por alguien que, desde otra altura, le tomó la fotografía.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry