A poco más de 3 años del inicio del actual mandato municipal en la ciudad de Resistencia, Javier Dumrauf caracterizó como “improvisada” a la gestión de Capitanich.

Por Javier Dumrauf (*)

No hay ciudad que resista 200 Milímetros de lluvia en 80 minutos. La responsabilidad del Estado no pasa por ahí, sino en haber pasado días, y más de una semana sin que el agua corra, en una ciudad rodeada de ríos y de lagunas. El mayor daño a los vecinos se produjo por ésta situación. La lluvia intensa terminó a las 4 de la madrugada del 9 de enero y seis horas después Villa Centenario seguía inundada. Por solo mencionar un barrio casi céntrico de Resistencia.

Pero en el “balance” realizado por Capitanich omite peligrosamente hacer una sola autocrítica a su gestión, así como a mencionar que paso con los 3 canales de la zona sur que colapsaron y que fue la razón de que el agua no tenga donde ir. La ausencia de bombas que tienen un costo de no más de 5 millones y el no funcionamiento de las actuales. La única obra que se está haciendo es la del canal 16 que justamente la está realizando la gestión del presidente Macri que tanto critica y que es el responsable de todo según sus dichos.

Pero además, las obras de limpieza de desagües y de zanjeos que se están realizando en estas semanas deja más que en evidencia el nivel de improvisación con que se maneja el Municipio. Las cosas hubieran sido muy distintas si este trabajo se hubiera iniciado, cuanto menos 10 meses antes.

Recuerdo jugar en mi adolescencia en el canal de la soberanía, andar en bicicleta con amigos, hoy basta con ir a ver el deplorable estado en que se encuentra, con verdaderas paredes de barro y basura sobre los desagües que confluyen en el canal, desagües que tienen más de una década sin limpiar, arbustos que se transformaron en árboles, realmente lamentable la situación de abandono en que se encuentra.

Quizás ahora la gestión Municipal y sobre todo Provincial –APA- tome conciencia de la importancia que tienen estas obras y también los vecinos, no solo en la conciencia de la limpieza de sus zanjas, cunetas y veredas sino también para exigir a las autoridades estas obras.

Lo mismo puede decirse con la basura en nuestra ciudad, materia con la que estamos mucho peor que en el 2015, con una empresa concursada como lo advertí en noviembre del año pasado, con una planta de residuos solamente con una base de concreto realizada y con la disposición final vergonzosa en María Sara; las calles de tierra totalmente abandonadas y sin que exista una política pública clara en materia de Transito; con un pliego de Transporte Público traído de los pelos, por mencionar algunos temas municipales donde la improvisación y la falta de gestión están a la luz.

Después de sacar agua de nuestras casas estuve presente desde el primer momento al lado de muchos vecinos de nuestra ciudad, dando y ayudando con lo poco que tengo junto a amigos y mi familia, quizás esto sea lo que podemos rescatar de esta emergencia, el gran sentido de solidaridad de los vecinos y vecinas de nuestra ciudad.

 

(*)Delegado de Inadi en Chaco


COMPARTIR